/ sábado 15 de diciembre de 2018

Cine diario / Cuarón, antes de Roma

Lo mismo sus filmes narraron con la “voz” de la comedia, el melodrama, el musical, el western, la ciencia ficción

Alfonso Cuarón (Ciudad de México-1961) es, desde años de su fama presente, una rara avis dentro de la dirección de cine. Si uno atiende a sus colegas mexicanos que también han tenido éxito tanto en Europa como en Hollywood (Guillermo del Toro, Carlos Reygadas, Alejandro González Iñárritu, Amat Escalante, Nicolás Pereda, Fernando Eimbecke, Guillermo Arriaga, Gael García y Diego Luna), advertiremos que el prurito de algunos de ellos, especialmente Reygadas y Del Toro, es más que específico: el trazo personal de un estilo–cine de arte o fantástico- sin querer salirse del mismo.

En cambio, Cuarón se sitúa en coordenadas fílmicas más ubicuas, que dificultan, en aras de querer tercamente etiquetar su estilo, su localización. ¿Por qué? Porque el cine de Alfonso Cuarón pese a la bola enorme de nieve mediática que rueda en los tabloides y, sobre todo, en las redes sociales, que lo describen como un cine de vanguardia tecnológica, de innovaciones en los efectos visuales y otros menjurjes, lo cierto es que (en lo que verdaderamente importa: hálito narrativo, andamiaje en la estructura estética) se parece al de los narradores clásicos del cine mundial: Howard Hawks, Ernest Lubitsch, Stanley Donen, Vincente Minnelli. Y su reciente obra Roma/ 2018 lo confirma.

Y es que los directores antes citados tuvieron una voz fílmica polifónica. Lo mismo sus filmes narraron con la “voz” de la comedia, el melodrama, el musical, el western, la ciencia ficción. Es en este rumbo que Alfonso Cuarón perfila su obra fílmica y que lo hace diferente al resto de sus colegas mexicanos.

Si revisamos la aún corta filmografía de Cuarón, veremos que ha concatenado su apuesta visual a través de la comedia (Sólo con tu pareja/ 1991, Y tu mamá también/ 2001), la fantasía (La princesita/ 1995, El prisionero de Azkaban/ 2004, los melodramas (Grandes esperanzas/ 1998 y Roma/ 2018), la ciencia ficción (Los hijos del hombre/ 2006, Gravedad).

¿Se puede hablar de una “estética Cuarón”? Antes de responder, tendríamos que atender dos aspectos no muy frecuentes en la mayoría de los directores llamados importantes: Cuarón es, además, coescritor y editor de buena parte de sus filmes (Sólo con tu pareja, Y tu mamá también, Los hijos del hombre, Gravedad y el segmento Parc Monceau de París, te amo/ 2006), lo que de facto lo convierte en un autor fílmico total.

Mientras el cine de arte de Reygadas, Escalante y Pereda se regodea en la estética proto tarkovskyana mediante el encuadre contemplativo y la auscultación ontológica, vía los largos planos secuencias, no hay que olvidar que el cine de Cuarón se pulsa, precisamente, por el uso (que no abuso) del plano secuencia. De hecho, lo que maravilló de Gravedad a otros directores connotados, fue eso: el empleo de largos planos secuencias que hizo Cuarón sin que se advirtiera o estorbara el devenir narrativo del filme.

¿Es Alfonso Cuarón un cineasta auteur? Sí, en razón que posee dominio de una estética definitiva, identificable y un discurso tentacular mediante los referidos géneros que aborda. Que si su cine es o no mexicano, que si ya no pertenece a la industria nacional (aunque con Roma calló a muchas bocas), que si en sus filmes no incluye actores mexicanos, lo cierto es que Cuarón ha sido partícipe, junto a sus amigos Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, de la pujanza del cine mexicano en los años recientes…

Alfonso Cuarón (Ciudad de México-1961) es, desde años de su fama presente, una rara avis dentro de la dirección de cine. Si uno atiende a sus colegas mexicanos que también han tenido éxito tanto en Europa como en Hollywood (Guillermo del Toro, Carlos Reygadas, Alejandro González Iñárritu, Amat Escalante, Nicolás Pereda, Fernando Eimbecke, Guillermo Arriaga, Gael García y Diego Luna), advertiremos que el prurito de algunos de ellos, especialmente Reygadas y Del Toro, es más que específico: el trazo personal de un estilo–cine de arte o fantástico- sin querer salirse del mismo.

En cambio, Cuarón se sitúa en coordenadas fílmicas más ubicuas, que dificultan, en aras de querer tercamente etiquetar su estilo, su localización. ¿Por qué? Porque el cine de Alfonso Cuarón pese a la bola enorme de nieve mediática que rueda en los tabloides y, sobre todo, en las redes sociales, que lo describen como un cine de vanguardia tecnológica, de innovaciones en los efectos visuales y otros menjurjes, lo cierto es que (en lo que verdaderamente importa: hálito narrativo, andamiaje en la estructura estética) se parece al de los narradores clásicos del cine mundial: Howard Hawks, Ernest Lubitsch, Stanley Donen, Vincente Minnelli. Y su reciente obra Roma/ 2018 lo confirma.

Y es que los directores antes citados tuvieron una voz fílmica polifónica. Lo mismo sus filmes narraron con la “voz” de la comedia, el melodrama, el musical, el western, la ciencia ficción. Es en este rumbo que Alfonso Cuarón perfila su obra fílmica y que lo hace diferente al resto de sus colegas mexicanos.

Si revisamos la aún corta filmografía de Cuarón, veremos que ha concatenado su apuesta visual a través de la comedia (Sólo con tu pareja/ 1991, Y tu mamá también/ 2001), la fantasía (La princesita/ 1995, El prisionero de Azkaban/ 2004, los melodramas (Grandes esperanzas/ 1998 y Roma/ 2018), la ciencia ficción (Los hijos del hombre/ 2006, Gravedad).

¿Se puede hablar de una “estética Cuarón”? Antes de responder, tendríamos que atender dos aspectos no muy frecuentes en la mayoría de los directores llamados importantes: Cuarón es, además, coescritor y editor de buena parte de sus filmes (Sólo con tu pareja, Y tu mamá también, Los hijos del hombre, Gravedad y el segmento Parc Monceau de París, te amo/ 2006), lo que de facto lo convierte en un autor fílmico total.

Mientras el cine de arte de Reygadas, Escalante y Pereda se regodea en la estética proto tarkovskyana mediante el encuadre contemplativo y la auscultación ontológica, vía los largos planos secuencias, no hay que olvidar que el cine de Cuarón se pulsa, precisamente, por el uso (que no abuso) del plano secuencia. De hecho, lo que maravilló de Gravedad a otros directores connotados, fue eso: el empleo de largos planos secuencias que hizo Cuarón sin que se advirtiera o estorbara el devenir narrativo del filme.

¿Es Alfonso Cuarón un cineasta auteur? Sí, en razón que posee dominio de una estética definitiva, identificable y un discurso tentacular mediante los referidos géneros que aborda. Que si su cine es o no mexicano, que si ya no pertenece a la industria nacional (aunque con Roma calló a muchas bocas), que si en sus filmes no incluye actores mexicanos, lo cierto es que Cuarón ha sido partícipe, junto a sus amigos Guillermo del Toro y Alejandro González Iñárritu, de la pujanza del cine mexicano en los años recientes…

Policiaca

Grupo armado ejecuta a un abogado y enfrenta a policías

Al iniciar la fuga, los homicidas se encontraron de frente con patrulleros municipales iniciándose una balacera, en el poblado Villa Juanita de San Juan Evangelista

Policiaca

[Video] Se baja del taxi y minutos después se quema el cofre, en la Carolino Anaya

¡Un !@#$%& extinguidor, un extinguidor!, ¿no tienes?, gritó alarmado el chofer de la unidad

Policiaca

Cae albañil con marihuana y cristal; fue remitido a la Fiscalía General del Estado

Los hechos sucedieron alrededor de las 16:00 horas, cuando patrulleros recorrían el tramo carretero Coacoatzintla-Rincón de Chapultepec

Policiaca

Detiene la Fuerza Civil a dos con armas de fuego

Los sospechosos fueron detenidos y puestos a disposición de la Fiscalía General de la República

Policiaca

Tragedia: matan a mujer y a su esposo, ex funcionario, lo hieren

El lesionado es Luis N, funcionario con Patricio Chirinos

Celebridades

¡Te sorprenderás! Así luce Emma Stone como Cruella de Vil

La película llegará a los cines el 28 de mayo de 2021

Gossip

Anuncian secuela de Lizzie McGuire con Hilary Duff

La actriz protagonizará una Lizzie "mayor y más sabia" en la nueva serie