/ viernes 13 de enero de 2023

Hablan sobre el Sida sin moralejas; propuesta de obra de teatro

Obra “Junio en el 93" es el cierre de la Trilogía de la Diversidad de Luis Mario Moncada y Martín Acosta

Las memorias del actor Alejandro Reyes, quien falleciera por Sida en la década de los 90, cuando realizaba una estancia en Xalapa, están presentes en “Junio en el 93”, la más reciente colaboración de los referentes del teatro mexicano Luis Mario Moncada y Martín Acosta. La obra, anuncian los creadores escénicos, tendrá dos únicas funciones en la capital del estado, el 20 de enero a las 20 horas y el 21 a las 19 horas, en el Teatro J.J. Herrera.

En entrevista, el dramaturgo Luis Mario Moncada explica que ni él ni el director Martín Acosta buscan sacar alguna tesis o moraleja final sino mostrar las reacciones de un ser humano que “amaba la vida y lo que hacía”.

Te puede interesar: Preparan temporada 2023 en la Orquesta Sinfónica de Xalapa; no te quedes sin tus abonos [Mapa]

Con Xalapa como uno de los personajes, “Junio en el 93” es el cierre de la “Trilogía de la Diversidad”, propuesta de la compañía Teatro de Arena, que acumula 35 años de trayectoria.

Obra de teatro aborda las memorias del actor Alejandro Reyes | Foto: Cortesía Fernanda Olivares


La dramaturgia de Luis Mario Moncada, de acuerdo con lo dicho por él mismo, “sigue puntualmente las memorias que dejó el actor… Es un relato que deshebra las vivencias de un proceso muy específico de creación al lado de Abraham Oceransky”.

La historia alude así a una generación arrasada por la pandemia del Sida, pero no es un relato victimista, es una palpitación, añade para luego enfatizar que la obra muestra el dilema que significaba ser una persona seropositiva, hace 30 años.

“Era una condena de muerte con un dilema: dejarte vencer o tratar de ignorar y continuar; Alejandro quiso seguir viviendo a plenitud hasta que el cuerpo aguantó”.

La obra es vista por los creadores como un homenaje a quien fuera uno de los actores más importantes de su generación, “a contrapelo de los estereotipos físicos del teatro mexicano de esa época y de su abierta postura en relación con su orientación sexual”.

Alejandro, quien murió en 1996 pero vivió como seropositivo desde 1986, nunca hizo pública su condición: “Hubo un ocultamiento, el deseo de que nadie lo supiera”.

Vuelve a leer: Lanzan convocatorias para aprender náhuatl, tutunakú y tének

A partir de las memorias, surge un personaje que se aferra a las sensaciones vitales y no se quiere considerar un enfermo; hay una presión social de que los demás se puedan enterar de que está enfermo y lo que eso pueda desencadenar.

“La historia se queda en ese plano y no pasa a la confrontación con la sociedad; de por medio está lograr que nadie sepa, algo difícil para quien poco a poco se le va volviendo imposible ocultar los síntomas”.

La obra, puntualiza el director Martín Acosta, es la relación del actor con el teatro, la pasión, el amor, la felicidad, las divergencias, los pleitos y la muerte, en puesta en escena con un elenco compuesto por Mel Fuentes, Miguel Jiménez, Baruch Valdés y Medín Villatoro.

¿Qué es el Teatro de Arena?

Al referirse a Teatro en la Arena, Acosta rememora el surgimiento, en 1988, enmarcado en la corriente del teatro independiente y con colaboradores habituales como Luis Mario Moncada y Matías Gorlero en la iluminación.

Así como dice han “jugado” a generar otras dramaturgias, asegura que no han dejado de lado a los clásicos.

Teatro de Arena se ha presentado en distintas partes del país y ahora llega a Xalapa por primera vez. La invitación para asistir queda abierta. Las localidades tendrán los precios habituales: 150 general y 120, estudiantes e INAPAM.

Las memorias del actor Alejandro Reyes, quien falleciera por Sida en la década de los 90, cuando realizaba una estancia en Xalapa, están presentes en “Junio en el 93”, la más reciente colaboración de los referentes del teatro mexicano Luis Mario Moncada y Martín Acosta. La obra, anuncian los creadores escénicos, tendrá dos únicas funciones en la capital del estado, el 20 de enero a las 20 horas y el 21 a las 19 horas, en el Teatro J.J. Herrera.

En entrevista, el dramaturgo Luis Mario Moncada explica que ni él ni el director Martín Acosta buscan sacar alguna tesis o moraleja final sino mostrar las reacciones de un ser humano que “amaba la vida y lo que hacía”.

Te puede interesar: Preparan temporada 2023 en la Orquesta Sinfónica de Xalapa; no te quedes sin tus abonos [Mapa]

Con Xalapa como uno de los personajes, “Junio en el 93” es el cierre de la “Trilogía de la Diversidad”, propuesta de la compañía Teatro de Arena, que acumula 35 años de trayectoria.

Obra de teatro aborda las memorias del actor Alejandro Reyes | Foto: Cortesía Fernanda Olivares


La dramaturgia de Luis Mario Moncada, de acuerdo con lo dicho por él mismo, “sigue puntualmente las memorias que dejó el actor… Es un relato que deshebra las vivencias de un proceso muy específico de creación al lado de Abraham Oceransky”.

La historia alude así a una generación arrasada por la pandemia del Sida, pero no es un relato victimista, es una palpitación, añade para luego enfatizar que la obra muestra el dilema que significaba ser una persona seropositiva, hace 30 años.

“Era una condena de muerte con un dilema: dejarte vencer o tratar de ignorar y continuar; Alejandro quiso seguir viviendo a plenitud hasta que el cuerpo aguantó”.

La obra es vista por los creadores como un homenaje a quien fuera uno de los actores más importantes de su generación, “a contrapelo de los estereotipos físicos del teatro mexicano de esa época y de su abierta postura en relación con su orientación sexual”.

Alejandro, quien murió en 1996 pero vivió como seropositivo desde 1986, nunca hizo pública su condición: “Hubo un ocultamiento, el deseo de que nadie lo supiera”.

Vuelve a leer: Lanzan convocatorias para aprender náhuatl, tutunakú y tének

A partir de las memorias, surge un personaje que se aferra a las sensaciones vitales y no se quiere considerar un enfermo; hay una presión social de que los demás se puedan enterar de que está enfermo y lo que eso pueda desencadenar.

“La historia se queda en ese plano y no pasa a la confrontación con la sociedad; de por medio está lograr que nadie sepa, algo difícil para quien poco a poco se le va volviendo imposible ocultar los síntomas”.

La obra, puntualiza el director Martín Acosta, es la relación del actor con el teatro, la pasión, el amor, la felicidad, las divergencias, los pleitos y la muerte, en puesta en escena con un elenco compuesto por Mel Fuentes, Miguel Jiménez, Baruch Valdés y Medín Villatoro.

¿Qué es el Teatro de Arena?

Al referirse a Teatro en la Arena, Acosta rememora el surgimiento, en 1988, enmarcado en la corriente del teatro independiente y con colaboradores habituales como Luis Mario Moncada y Matías Gorlero en la iluminación.

Así como dice han “jugado” a generar otras dramaturgias, asegura que no han dejado de lado a los clásicos.

Teatro de Arena se ha presentado en distintas partes del país y ahora llega a Xalapa por primera vez. La invitación para asistir queda abierta. Las localidades tendrán los precios habituales: 150 general y 120, estudiantes e INAPAM.

Doble Vía

Yuri compone canción oficial para 100 años del Carnaval de Veracruz [ Letra y video]

El tema será la canción oficial de los 100 años de la fiesta más importante de los veracruzanos

Deportes

¡Ganan las solteras! Conoce la historia del tradicional juego de beisbol playero en Veracruz

Anteriormente el juego de solteras contra casadas no formaba parte del Carnaval de Veracruz

Local

Electrificadas y con púas, xalapeños se interesan más en las cercas de protección

En un recorrido por varias zonas de Xalapa se puede observar que cada vez son más las familias las que han optado por colocar algún tipo de protección

Deportes

Habrá espectacular función de box en el Velódromo de Xalapa; cartelera de combates

Está programada para el próximo sábado 6 de julio a las 7:30 de la noche

Local

"Cuña marina" genera alerta sanitaria en Tuxpan, ¿en qué consiste?

Desde finales del mes de mayo, habitantes del municipio de Tuxpan comenzaron a notar el sabor salado en el agua que recibían en sus viviendas