/ lunes 2 de julio de 2018

Palabra impresa/Palabras que el viento lleva…

Cuántas palabras nos faltan por decir, por conocer, por mencionar, por adoptarlas y agregarlas

Debe haber por ahí, entre lo que ya se leyó o que se está leyendo (una novela, algún libro con varios cuentos, un poemario) una palabra que te haya provocado el interés de ir a buscar su significado al diccionario. O te hayas quedado un instante mencionándola en voz alta y descubres que te gusta por el sonido que tiene.

Y has estado tan cerca de las palabras que ya ni valoras la presencia de ellas. Y la palabra puede salvarnos del peligro, cuando por ejemplo en un frasco de medicamento se advierten ciertos riesgos si se toma sin el cuidado que requiere.

Nos nutre la palabra, acaricia, conforta… y hay palabras que nos hacen reír y otras tantas logran sacarnos el enojo, el llanto.

¿Qué palabra o palabras te acompañan hasta ahora?, ¿dónde la escuchaste?, ¿quién la dijo?, ¿por qué la mencionó? Y tan de palabras estamos hechos que para comunicarnos con los demás primero debemos presentarnos mencionando nuestro nombre. Y ahí está la cercanía con tus propias palabras, las que llevas a donde quiera que vas. Es la esencia de tu personalidad, tu identidad.

Cuántas palabras nos faltan por decir, por conocer, por mencionar, por adoptarlas y agregarlas como si se tratara de esa colección tan especial de libros o de juguetes que tenemos en casa.

Si el discurso de algún escritor cuando recibe algún reconocimiento o de algún otro personaje ha provocado tantas emociones en ti es debido a que las palabras llegan tan oportunas que tienes tiempo para pensarlas, asimilarlas, sin importar que el mensaje haya llegado a ti a través de una página impresa o por medio de la tableta, la computadora o un celular.

¿Y algún lector recordará aquellas palabras que se escribían sobre el papel y desde la soledad se dictaba el texto que un sobre resguardaría para atravesar grandes distancias y llegar al destinatario días después? Sin duda, esas palabras eran esperadas por un familiar, por un amigo, por una enamorada.

Y la palabra, las palabras, siempre han estado tan cerca. Las escribimos, las enviamos ahora instantáneamente, que por algunas veces se nos olvida su presencia sonora, melodiosa.


josecruzdominguez@gmail.com

Debe haber por ahí, entre lo que ya se leyó o que se está leyendo (una novela, algún libro con varios cuentos, un poemario) una palabra que te haya provocado el interés de ir a buscar su significado al diccionario. O te hayas quedado un instante mencionándola en voz alta y descubres que te gusta por el sonido que tiene.

Y has estado tan cerca de las palabras que ya ni valoras la presencia de ellas. Y la palabra puede salvarnos del peligro, cuando por ejemplo en un frasco de medicamento se advierten ciertos riesgos si se toma sin el cuidado que requiere.

Nos nutre la palabra, acaricia, conforta… y hay palabras que nos hacen reír y otras tantas logran sacarnos el enojo, el llanto.

¿Qué palabra o palabras te acompañan hasta ahora?, ¿dónde la escuchaste?, ¿quién la dijo?, ¿por qué la mencionó? Y tan de palabras estamos hechos que para comunicarnos con los demás primero debemos presentarnos mencionando nuestro nombre. Y ahí está la cercanía con tus propias palabras, las que llevas a donde quiera que vas. Es la esencia de tu personalidad, tu identidad.

Cuántas palabras nos faltan por decir, por conocer, por mencionar, por adoptarlas y agregarlas como si se tratara de esa colección tan especial de libros o de juguetes que tenemos en casa.

Si el discurso de algún escritor cuando recibe algún reconocimiento o de algún otro personaje ha provocado tantas emociones en ti es debido a que las palabras llegan tan oportunas que tienes tiempo para pensarlas, asimilarlas, sin importar que el mensaje haya llegado a ti a través de una página impresa o por medio de la tableta, la computadora o un celular.

¿Y algún lector recordará aquellas palabras que se escribían sobre el papel y desde la soledad se dictaba el texto que un sobre resguardaría para atravesar grandes distancias y llegar al destinatario días después? Sin duda, esas palabras eran esperadas por un familiar, por un amigo, por una enamorada.

Y la palabra, las palabras, siempre han estado tan cerca. Las escribimos, las enviamos ahora instantáneamente, que por algunas veces se nos olvida su presencia sonora, melodiosa.


josecruzdominguez@gmail.com

Policiaca

Mujer secuestrada y hallada muerta en una parcela era esposa de policía federal

Es el segundo feminicidio registrado en menos de 24 horas en la zona de Martínez de la Torre

Policiaca

Enfrentamiento deja a policía estatal herido

En un camino de terracería que comunica a la comunidad de Rancho Viejo, perteneciente a este municipio

Local

Docentes de Telesecundaria exigen pago por horas curriculares

La SEV les dice que es la Federación quien no autoriza el pago, afectando a alrededor de 400 docentes

Policiaca

Enfrentamiento deja a policía estatal herido

En un camino de terracería que comunica a la comunidad de Rancho Viejo, perteneciente a este municipio

Policiaca

[Video] Tráiler se lleva entre las llantas a policía que pretendió detenerlo

El conductor de la unidad presuntamente no se detuvo a pagar el peaje y el elemento del IPAX trató de impedir que continuara su marcha

Policiaca

Gilberto “N” con restricción para salir del distrito judicial de Xalapa

Además deberá acudir a firmar periódicamente en el libro de control

Cultura

Alicia Alonso “veía más allá que los demás"

Decidió abandonar su tratamiento de cortisona para poder seguir con su gran pasión la danza

Local

Difieren para mañana audiencia de Luis Ángel “N”

Le quitarán el arraigo domiciliar junto con la exdirectora de Investigaciones Ministeriales y la exdelegada de la Policía Ministerial

Local

Si Sefiplan recorta presupuesto al OPLE, analizarían defensa legal

El consejero Juan Manuel Vázquez Barajas recuerda que el único facultado es el Congreso local