/ jueves 4 de julio de 2019

Disruptores | Platzi: La escuela nunca se acaba

Diego Miramontes habla en entrevista del crecimiento en Latinoamérica de la plataforma dirigida a quienes desean capacitarse en materias que tienen a la tecnología como base

El conocimiento sobre programación y tecnología, explica Diego Miramontes, dejó de ser hace buen rato una materia relegada a geeks e ingenieros. Hoy, nuestros refrigeradores nos dan la hora, conocemos el amor en la red, pedimos los taxis con el celular y los niños nacen con una tablet pegada a la mano.

La transversalidad de la tecnología en nuestras vidas ha hecho de la educación sobre estos temas la diferencia entre permanecer, o no, vigentes en un mundo que se mueve cada vez más rápido al son de los ceros y los unos.

Y cuando hablamos del mercado laboral, esto cobra mayor importancia aún. “Hoy, prácticamente en cualquier trabajo si no estás usando una computadora, si no estás utilizando ciertas habilidades tecnológicas, prácticamente estás fuera. Esto ya no es solamente en el desarrollo de software, sino que lo empezamos a ver en muchas otras industrias.

“La tecnología está impactando industrias que pensábamos que nunca iban a cambiar. Entonces hacemos lo que hacemos porque sabemos que en el centro de los trabajos y de la industria hay una capa de conocimientos básicos de inclusión digital que la gente va a necesitar”, platica el director para México de Platzi.

La plataforma que Diego dirige se encarga de capacitar, a cualquiera con las ganas suficientes para comenzar, en materias que tienen a la tecnología como base.

Mediante Platzi, los usuarios tienen acceso ilimitado a 300 cursos en video para adquirir habilidades como programación, análisis de datos, marketing digital, diseño, producción audiovisual, inteligencia artificial o desarollo de apps, por mencionar sólo algunos.

La idea es que mediante cursos divididos en videos de no más de 10 minutos los estudiantes pongan en práctica lo aprendido en proyectos que van desarrollando a la par y a sus propios tiempos.

Foto: Daniel Galeana

Los temarios en la plataforma son actualizados constantemente y se añaden al menos 20 cursos cada mes, mismos que son estructurados con la asesoría de expertos en cada materia y respondiendo a las habilidades que el mercado laboral está exigiendo.

Según explica Diego, los usuarios de Platzi están en un rango de entre los 22 y 44 años: personas que están trabajando o en busca de un trabajo y que quieren crecer profesionalmente mediante la adquisición de nuevas capacidades.

El 20 por ciento de ellos son personas que quieren desarrollar sus propias empresas y buscan capacitarse en las distintas etapas de un emprendimiento basado en la tecnología, tomando cursos desde el desarrollo, diseño, marketing, y habilidades en liderazgo.

Según explica Diego Miramontes, la misión de Platzi es impulsar en Latinoamérica a la nueva generación de tecnólogos que ayuden a modernizar a la región e integrarla a la gran economía global del desarrollo tecnológico.

“Nuestro sueño es cómo podemos transformar las economías de Latinoamérica, que dejen de ser de producción únicamente de materias primas y puedan sumarse a las economías digitales, porque algo que vemos mucho es que el talento existe en todos lados, pero no siempre las oportunidades y justamente es donde entra Platzi, Queremos poder llevar educación de calidad a todas esas personas que quieren salirse de las oportunidades limitadas que tienen hoy en día”.

MEJORANDO.LA

Platzi es la creación de los tecnólogos Freddy Vega, de origen colombiano, y del guatemalteco Christian Van Der Henst. Previamente ambos habían fundado las comunidades web Cristalab y Maestros del Web, que fueron de los primeros esfuerzos latinoamericanos dedicados a la difusión de la cultura de la programación y la tecnología durante las décadas de los 90 y dosmiles.

Luego de conocerse en una edición del evento de tecnología Campus Party en 2008, ambos comenzaron a realizar live streamings sobre desarrollo web y tendencias. El proyecto fue tomando fuerza hasta que en el 2011 se convirtió en una empresa formal de educación tecnológica enteramente digital bajo el nombre Mejorando. la y que tenía como base Colombia.

“Los dos se dieron cuenta que compartían algo en común y es que querían que a las personas les vaya mejor y la forma en la que podían hacerlo es compartiendo información, pero también enseñándola.

“Empezaron haciendo cursos presenciales, rentaban salones de hoteles y daban talleres de desarrollo web. Funcionaba y les iba bien pero se dieron cuenta que era muy difícil de escalar, entonces dijeron que no tenía sentido enseñar sobre tecnología si no la estaban utilizando para resolver el problema”, cuenta Diego.

Para inicios de 2015, la empresa de Freddy y Christian fue seleccionada como la primera de origen latinoamericano por la aceleradora Y Combinator, basada en Silicon Valley y semillero de los gigantes Dropbox, Airbnb, Stripe y Reddit.

Esto les ayudó a levantar inversiones por 2.4 millones de dólares y los catapultó a convertirse en referentes del emprendedurismo tecnológico latinoamericano.

Foto: Daniel Galeana

Con miras a internacionalizarse Mejorando. la cambió su nombre a Platzi y decidió expandir sus operaciones en México. En ese momento fue cuando Diego se unió al equipo.

Siendo un usuario registrado de Mejorando. la, Diego había usado la plataforma para capacitarse en las nuevas tendencias de desarrollo para su propia empresa de software. Al organizar foros de emprendimiento en México, Diego conoció a Freddy y Christian, quienes terminaron por invitarlo al proyecto para dirigir la empresa en el mercado latinoamericano más grande.

“Usaba la plataforma y era un convencido de que funcionaba. Fue una decisión que hizo click inmediatamente conmigo”, recuerda Diego.

Sobre el impacto de Platzi, Freddy Vega expresó en su blog: “Tras cientos de miles de estudiantes graduados en todo el planeta, creando empresas increíbles, consiguiendo los mejores empleos y mejorando el estado de la web hispana, descubrimos la realidad: Platzi es lo más importante que haremos en nuestras vidas. Un verdadero aporte a que la región sea una potencia en tecnología”

TEC PARA EL DESARROLLO

Según explica Diego, una universidad puede tardar hasta 15 años en actualizar un plan de estudios. Al mismo tiempo, los algoritmos de marketing en Facebook y Google cambian al menos una vez al año.

Esto presenta una problemática para los sistemas educativos, según ve el directivo, los cuales batallan para mantenerse en sintonía con los constantes y masivos cambios del panorama tecnológico: al momento que los muchachos egresan de sus escuelas, gran parte de lo que aprendieron ya envejeció.

“Como startup nos podemos mover mucho más rápido que organizaciones más grandes como las universidades. Más que sustituir tratamos de complementar lo que está allá afuera, sabemos que la educación universitaria en los colegios es muy buena porque te ayuda con otro tipo de habilidades sociales, pero en temas mucho más específicos y más técnicos necesitas el contenido actualizado y ahí es donde siento que somos una gran opción”.

Según explica, en el mejor de los casos la fuerza laboral que se integra al mercado está siendo capacitada por iniciativa propia o mediante los mismos esfuerzos de las empresas, las cuales invierten importantes recursos en capacitación; sin embargo aún existen muchas personas que se quedan sólo con los conocimientos escolares.

“Es una responsabilidad compartida, por un lado de las personas para prepararse lo mejor posible antes de ingresar al campo laboral y por otro lado de las empresas, de no dejar de invertir en la formación de las personas, porque a medida que las personas crezcan, que sepan hacer más cosas, pueden aportar mucho más valor dentro de la organización”.

Según datos de Platzi, los usuarios que pasan más de un año en la plataforma aumentan entre 50 y 260 por ciento sus ingresos gracias a las habilidades adquiridas.

Foto: Daniel Galeana

“Estamos llegando a poblaciones en las que usualmente no tienen buenas oportunidades laborales”. Con un millón de estudiantes registrados y creciendo en su número 10 por ciento al año, la empresa se encuentra en una segunda ronda de inversión en la cual busca levantar otros seis millones de dólares.

Gran parte de ese dinero, apunta Diego, será para apalancar aún mas al equipo en México, el cual hasta hace poco se dedicaba principalmente al mercadeo.

Con dos nuevos estudios de grabación en sus oficinas de Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, Platzi prevé multiplicar su capacidad de producción audiovisual y hacer de México un eje fundamental de sus operaciones en Latinoamérica.

Asimismo, se prepara para comenzar operaciones en España y Brasil, mercados que requieren de producciones locales para satisfacer los requerimientos de la lengua local.

“España es un mercado que ya teníamos, pero tenemos que hacer un esfuerzo cultural más grande porque están acostumbrados a que todo esté en castellano, y Brasil es un monstruo muy distinto”.

“Este reto es cómo le sacamos provecho a esta inversión desde el punto de vista de que no sólo vamos a estar creando contenidos, sino cómo estamos atentos a necesidades que antes no habíamos notado.

“Tenemos una meta muy grande que es formar al siguiente millón de profesionales en tecnología. Queda mucho por hacer, pero es uno de los números más inspiradores que tenemos porque sabemos que si cambiamos la vida de un millón de personas en la región eso va a tener un impacto positivo en nuestras economías”, finaliza Diego.

El conocimiento sobre programación y tecnología, explica Diego Miramontes, dejó de ser hace buen rato una materia relegada a geeks e ingenieros. Hoy, nuestros refrigeradores nos dan la hora, conocemos el amor en la red, pedimos los taxis con el celular y los niños nacen con una tablet pegada a la mano.

La transversalidad de la tecnología en nuestras vidas ha hecho de la educación sobre estos temas la diferencia entre permanecer, o no, vigentes en un mundo que se mueve cada vez más rápido al son de los ceros y los unos.

Y cuando hablamos del mercado laboral, esto cobra mayor importancia aún. “Hoy, prácticamente en cualquier trabajo si no estás usando una computadora, si no estás utilizando ciertas habilidades tecnológicas, prácticamente estás fuera. Esto ya no es solamente en el desarrollo de software, sino que lo empezamos a ver en muchas otras industrias.

“La tecnología está impactando industrias que pensábamos que nunca iban a cambiar. Entonces hacemos lo que hacemos porque sabemos que en el centro de los trabajos y de la industria hay una capa de conocimientos básicos de inclusión digital que la gente va a necesitar”, platica el director para México de Platzi.

La plataforma que Diego dirige se encarga de capacitar, a cualquiera con las ganas suficientes para comenzar, en materias que tienen a la tecnología como base.

Mediante Platzi, los usuarios tienen acceso ilimitado a 300 cursos en video para adquirir habilidades como programación, análisis de datos, marketing digital, diseño, producción audiovisual, inteligencia artificial o desarollo de apps, por mencionar sólo algunos.

La idea es que mediante cursos divididos en videos de no más de 10 minutos los estudiantes pongan en práctica lo aprendido en proyectos que van desarrollando a la par y a sus propios tiempos.

Foto: Daniel Galeana

Los temarios en la plataforma son actualizados constantemente y se añaden al menos 20 cursos cada mes, mismos que son estructurados con la asesoría de expertos en cada materia y respondiendo a las habilidades que el mercado laboral está exigiendo.

Según explica Diego, los usuarios de Platzi están en un rango de entre los 22 y 44 años: personas que están trabajando o en busca de un trabajo y que quieren crecer profesionalmente mediante la adquisición de nuevas capacidades.

El 20 por ciento de ellos son personas que quieren desarrollar sus propias empresas y buscan capacitarse en las distintas etapas de un emprendimiento basado en la tecnología, tomando cursos desde el desarrollo, diseño, marketing, y habilidades en liderazgo.

Según explica Diego Miramontes, la misión de Platzi es impulsar en Latinoamérica a la nueva generación de tecnólogos que ayuden a modernizar a la región e integrarla a la gran economía global del desarrollo tecnológico.

“Nuestro sueño es cómo podemos transformar las economías de Latinoamérica, que dejen de ser de producción únicamente de materias primas y puedan sumarse a las economías digitales, porque algo que vemos mucho es que el talento existe en todos lados, pero no siempre las oportunidades y justamente es donde entra Platzi, Queremos poder llevar educación de calidad a todas esas personas que quieren salirse de las oportunidades limitadas que tienen hoy en día”.

MEJORANDO.LA

Platzi es la creación de los tecnólogos Freddy Vega, de origen colombiano, y del guatemalteco Christian Van Der Henst. Previamente ambos habían fundado las comunidades web Cristalab y Maestros del Web, que fueron de los primeros esfuerzos latinoamericanos dedicados a la difusión de la cultura de la programación y la tecnología durante las décadas de los 90 y dosmiles.

Luego de conocerse en una edición del evento de tecnología Campus Party en 2008, ambos comenzaron a realizar live streamings sobre desarrollo web y tendencias. El proyecto fue tomando fuerza hasta que en el 2011 se convirtió en una empresa formal de educación tecnológica enteramente digital bajo el nombre Mejorando. la y que tenía como base Colombia.

“Los dos se dieron cuenta que compartían algo en común y es que querían que a las personas les vaya mejor y la forma en la que podían hacerlo es compartiendo información, pero también enseñándola.

“Empezaron haciendo cursos presenciales, rentaban salones de hoteles y daban talleres de desarrollo web. Funcionaba y les iba bien pero se dieron cuenta que era muy difícil de escalar, entonces dijeron que no tenía sentido enseñar sobre tecnología si no la estaban utilizando para resolver el problema”, cuenta Diego.

Para inicios de 2015, la empresa de Freddy y Christian fue seleccionada como la primera de origen latinoamericano por la aceleradora Y Combinator, basada en Silicon Valley y semillero de los gigantes Dropbox, Airbnb, Stripe y Reddit.

Esto les ayudó a levantar inversiones por 2.4 millones de dólares y los catapultó a convertirse en referentes del emprendedurismo tecnológico latinoamericano.

Foto: Daniel Galeana

Con miras a internacionalizarse Mejorando. la cambió su nombre a Platzi y decidió expandir sus operaciones en México. En ese momento fue cuando Diego se unió al equipo.

Siendo un usuario registrado de Mejorando. la, Diego había usado la plataforma para capacitarse en las nuevas tendencias de desarrollo para su propia empresa de software. Al organizar foros de emprendimiento en México, Diego conoció a Freddy y Christian, quienes terminaron por invitarlo al proyecto para dirigir la empresa en el mercado latinoamericano más grande.

“Usaba la plataforma y era un convencido de que funcionaba. Fue una decisión que hizo click inmediatamente conmigo”, recuerda Diego.

Sobre el impacto de Platzi, Freddy Vega expresó en su blog: “Tras cientos de miles de estudiantes graduados en todo el planeta, creando empresas increíbles, consiguiendo los mejores empleos y mejorando el estado de la web hispana, descubrimos la realidad: Platzi es lo más importante que haremos en nuestras vidas. Un verdadero aporte a que la región sea una potencia en tecnología”

TEC PARA EL DESARROLLO

Según explica Diego, una universidad puede tardar hasta 15 años en actualizar un plan de estudios. Al mismo tiempo, los algoritmos de marketing en Facebook y Google cambian al menos una vez al año.

Esto presenta una problemática para los sistemas educativos, según ve el directivo, los cuales batallan para mantenerse en sintonía con los constantes y masivos cambios del panorama tecnológico: al momento que los muchachos egresan de sus escuelas, gran parte de lo que aprendieron ya envejeció.

“Como startup nos podemos mover mucho más rápido que organizaciones más grandes como las universidades. Más que sustituir tratamos de complementar lo que está allá afuera, sabemos que la educación universitaria en los colegios es muy buena porque te ayuda con otro tipo de habilidades sociales, pero en temas mucho más específicos y más técnicos necesitas el contenido actualizado y ahí es donde siento que somos una gran opción”.

Según explica, en el mejor de los casos la fuerza laboral que se integra al mercado está siendo capacitada por iniciativa propia o mediante los mismos esfuerzos de las empresas, las cuales invierten importantes recursos en capacitación; sin embargo aún existen muchas personas que se quedan sólo con los conocimientos escolares.

“Es una responsabilidad compartida, por un lado de las personas para prepararse lo mejor posible antes de ingresar al campo laboral y por otro lado de las empresas, de no dejar de invertir en la formación de las personas, porque a medida que las personas crezcan, que sepan hacer más cosas, pueden aportar mucho más valor dentro de la organización”.

Según datos de Platzi, los usuarios que pasan más de un año en la plataforma aumentan entre 50 y 260 por ciento sus ingresos gracias a las habilidades adquiridas.

Foto: Daniel Galeana

“Estamos llegando a poblaciones en las que usualmente no tienen buenas oportunidades laborales”. Con un millón de estudiantes registrados y creciendo en su número 10 por ciento al año, la empresa se encuentra en una segunda ronda de inversión en la cual busca levantar otros seis millones de dólares.

Gran parte de ese dinero, apunta Diego, será para apalancar aún mas al equipo en México, el cual hasta hace poco se dedicaba principalmente al mercadeo.

Con dos nuevos estudios de grabación en sus oficinas de Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, Platzi prevé multiplicar su capacidad de producción audiovisual y hacer de México un eje fundamental de sus operaciones en Latinoamérica.

Asimismo, se prepara para comenzar operaciones en España y Brasil, mercados que requieren de producciones locales para satisfacer los requerimientos de la lengua local.

“España es un mercado que ya teníamos, pero tenemos que hacer un esfuerzo cultural más grande porque están acostumbrados a que todo esté en castellano, y Brasil es un monstruo muy distinto”.

“Este reto es cómo le sacamos provecho a esta inversión desde el punto de vista de que no sólo vamos a estar creando contenidos, sino cómo estamos atentos a necesidades que antes no habíamos notado.

“Tenemos una meta muy grande que es formar al siguiente millón de profesionales en tecnología. Queda mucho por hacer, pero es uno de los números más inspiradores que tenemos porque sabemos que si cambiamos la vida de un millón de personas en la región eso va a tener un impacto positivo en nuestras economías”, finaliza Diego.

Policiaca

Jugaba con su hermanita y se lo robaron, en colonia de Veracruz

Estamos muy asustados, dicen vecinos; "uno tenía barba y el otro era joven"

Policiaca

Encuentran tres cadáveres entre el monte, en Martínez de la Torre

Los reportes indican que se trata de dos hombres y una mujer

Local

La triple viral, suspendida hasta nuevo aviso en Veracruz

Los encargados de los centros de salud se niegan a hablar acerca de la situación

Local

Veracruz, amenazado por mineras "con proyectos de muerte"

Así lo advierte la secretaria estatal de Medio Ambiente, Rocío Pérez, ante diputados

Policiaca

Se accidenta repartidor de pizzas en la colonia Rafael Lucio

Presuntamente una camioneta de materiales trato de maniobrar imprudentemente ocasionado que el joven perdiera el control

Policiaca

Encuentran tres cadáveres entre el monte, en Martínez de la Torre

Los reportes indican que se trata de dos hombres y una mujer

Mundo

UE apela sentencia de la OMC respecto a ayudas a Airbus

La Comisión Europea aseguró inmediatamente que el informe de evaluación de la conformidad de la UE presentaba "graves errores jurídicos"

Local

Con lágrimas en los ojos, padres de menor robado piden a ciudadanía que ayuden en la búsqueda

Entre las 21:30 y 21:50 de la noche del jueves, cuando el menor jugaba con su hermana, fue sustraído por dos hombres

Finanzas

AMLO asegura que tarifas de luz han bajado

El mandatario resaltó que es importante que las personas paguen este servicio de manera adecuada al conseguir que se mantuviera estable