/ domingo 31 de mayo de 2020

Seis mil federales vigilarán regreso a nueva normalidad

Manuel Espino asegura que existe confianza en la inteligencia para enfrentar el aumento en los delitos

Ante el inicio de la “nueva normalidad” por la pandemia de Covid-19, y la reactivación económica, alrededor de seis mil elementos federales se alistan para la custodia, vigilancia y seguridad de las personas, bienes e instalaciones de las dependencias de gobierno y derivados, según reveló el Comisionado del Servicio de Protección Federal, Manuel Espino Barrientos.

En entrevista con El Sol de México, detalló que, ante la posibilidad de un incremento en los índices delictivos, existe confianza en que las áreas de inteligencia están haciendo bien su trabajo, por lo que no hay motivo para preocuparse ni lanzar señales de alerta o alarma.

“Estamos haciendo una redefinición de las prioridades para atender principalmente los lugares, o la seguridad de las instituciones, en lugares donde los índices delictivos, principalmente de homicidios dolosos son más elevados, para tener una fuerza adicional a la que normalmente está desplegada en esos lugares y poderlos apoyar”, planteó.

Incluso, el funcionario explicó que el plan se centrará en proteger a la ciudadanía, los bienes e instalaciones de las dependencias gubernamentales pero, aunque su labor no es la de atender problemas de índole social, “si lo requieren, estamos listos para apoyar en la seguridad”.

Expuso que existe una capacidad de respuesta rápida para atender emergencias de cualquier tipo, por lo que se tiene la meta de incrementar a 45 mil el número de efectivos para 2022 y, ante la “nueva normalidad”, el reto es lograr una respuesta multifactorial.

Espino Barrientos detalló que no depende de las áreas de seguridad y defensa o de salud, economía o social pues se trata de un trabajo integral y, desde la Presidencia de la República, se lleva muy bien la coordinación entre los diversos sectores públicos para dar una buena respuesta a las necesidades que se presenten conforme se salga de la pandemia y se reactive la dinámica social y económica dentro del país.

Sin embargo, especialistas consideran que, aunque la criminalidad no ha dado tregua durante la emergencia sanitaria por Covid-19, se espera que con la “nueva normalidad”, la reactivación económica y el regreso de la ciudadanía a las calles, la delincuencia “de oportunidad” aumente.

Consultado por este diario, el presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), Raúl Sapién Santos, advirtió que no se puede voltear a ver a la Guardia Nacional y a las Fuerzas Armadas como una “pastilla mágica” que va a cambiar las cosas en nuestro país. “Se tiene que lograr un trabajo articulado en todos los aspectos, el desempleo y la falta de desarrollo económico, se calcula que se perderán 1.3 millones de empleos, que se sumarán a los 360 mil ya perdidos. Con la movilidad se corre el riesgo que si las autoridades bajan la guarida se incrementen los robos”, sostuvo Sapién Santos.

Foto: Twitter @cesarmty

A la par, Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro, consideró que, a raíz de la fuerte crisis económica, se habrán de disparar los delitos como el robo en la calle, a casa habitación y se incrementarán los secuestros y las extorsiones en diversas modalidades.

Además señaló que debe tomarse en cuenta el recorte presupuestal a las policías de los estados y de los municipios, ya que por el Coronavirus se tomaron los recursos que estaba destinados a fortalecer su capacidad.

“Esto se va a traducir en robos en las calles, secuestros, extorsiones y nos va afectar a todos por igual, porque ahora los nuevos delincuentes no van a respetar a nadie en las calles o en el transporte. Esto va a impactar a la clase pobre, media y a la alta, a todos nos va a afectar”, puntualizó

Francisco Rivas, presidente del Observatorio Nacional Ciudadano coincidió en que durante los últimos meses se ha presentado un crecimiento generalizado de los delitos patrimoniales como son el secuestro, la extorsión y el robo en las calles.

“En los próximos meses veremos la situación empeorar, se están enfermando los policías y se están mermando las capacidades de los elementos policiacos, ya el año pasado fue desastroso para las entidades en materia de recursos en los estados y municipios, pero lo que vamos a ver en lo que termina este 2020 y en lo sucesivo, en los próximos años será muy lamentable porque no habrá dinero”, advirtió el especialista.

El especialista en derecho militar y seguridad interior, César Gutiérrez, considera, por su parte, que con el regreso a la “nueva normalidad” se verá también una “nueva modalidad de criminalidad” en el país con delincuentes que, ante la falta de empleo y oportunidades, saldrán a delinquir, por lo que es imperativo que las autoridades se coordinen y generen protocolos para disuadir el delito.

Expuso que lo primordial es la prevención del delito y la única forma en que esto se puede lograr es con trabajo de inteligencia e investigación pues, de lo contrario, se hará lo mismo que se ha visto en los últimos años: perseguir a los delincuentes sin cesar.

“El otro gran reto es que se debe arreglar el tema de la famosa puerta giratoria porque es imposible que las agencias del ministerio público sigan sin consignar y poder vincular a proceso a los delincuentes”, puntualizó Gutiérrez Priego. Con información de Juan Pablo Reyes, Manriqeu Gandaria y Carlos Lara



Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Ante el inicio de la “nueva normalidad” por la pandemia de Covid-19, y la reactivación económica, alrededor de seis mil elementos federales se alistan para la custodia, vigilancia y seguridad de las personas, bienes e instalaciones de las dependencias de gobierno y derivados, según reveló el Comisionado del Servicio de Protección Federal, Manuel Espino Barrientos.

En entrevista con El Sol de México, detalló que, ante la posibilidad de un incremento en los índices delictivos, existe confianza en que las áreas de inteligencia están haciendo bien su trabajo, por lo que no hay motivo para preocuparse ni lanzar señales de alerta o alarma.

“Estamos haciendo una redefinición de las prioridades para atender principalmente los lugares, o la seguridad de las instituciones, en lugares donde los índices delictivos, principalmente de homicidios dolosos son más elevados, para tener una fuerza adicional a la que normalmente está desplegada en esos lugares y poderlos apoyar”, planteó.

Incluso, el funcionario explicó que el plan se centrará en proteger a la ciudadanía, los bienes e instalaciones de las dependencias gubernamentales pero, aunque su labor no es la de atender problemas de índole social, “si lo requieren, estamos listos para apoyar en la seguridad”.

Expuso que existe una capacidad de respuesta rápida para atender emergencias de cualquier tipo, por lo que se tiene la meta de incrementar a 45 mil el número de efectivos para 2022 y, ante la “nueva normalidad”, el reto es lograr una respuesta multifactorial.

Espino Barrientos detalló que no depende de las áreas de seguridad y defensa o de salud, economía o social pues se trata de un trabajo integral y, desde la Presidencia de la República, se lleva muy bien la coordinación entre los diversos sectores públicos para dar una buena respuesta a las necesidades que se presenten conforme se salga de la pandemia y se reactive la dinámica social y económica dentro del país.

Sin embargo, especialistas consideran que, aunque la criminalidad no ha dado tregua durante la emergencia sanitaria por Covid-19, se espera que con la “nueva normalidad”, la reactivación económica y el regreso de la ciudadanía a las calles, la delincuencia “de oportunidad” aumente.

Consultado por este diario, el presidente del Consejo Nacional de Seguridad Privada (CNSP), Raúl Sapién Santos, advirtió que no se puede voltear a ver a la Guardia Nacional y a las Fuerzas Armadas como una “pastilla mágica” que va a cambiar las cosas en nuestro país. “Se tiene que lograr un trabajo articulado en todos los aspectos, el desempleo y la falta de desarrollo económico, se calcula que se perderán 1.3 millones de empleos, que se sumarán a los 360 mil ya perdidos. Con la movilidad se corre el riesgo que si las autoridades bajan la guarida se incrementen los robos”, sostuvo Sapién Santos.

Foto: Twitter @cesarmty

A la par, Isabel Miranda de Wallace, presidenta de Alto al Secuestro, consideró que, a raíz de la fuerte crisis económica, se habrán de disparar los delitos como el robo en la calle, a casa habitación y se incrementarán los secuestros y las extorsiones en diversas modalidades.

Además señaló que debe tomarse en cuenta el recorte presupuestal a las policías de los estados y de los municipios, ya que por el Coronavirus se tomaron los recursos que estaba destinados a fortalecer su capacidad.

“Esto se va a traducir en robos en las calles, secuestros, extorsiones y nos va afectar a todos por igual, porque ahora los nuevos delincuentes no van a respetar a nadie en las calles o en el transporte. Esto va a impactar a la clase pobre, media y a la alta, a todos nos va a afectar”, puntualizó

Francisco Rivas, presidente del Observatorio Nacional Ciudadano coincidió en que durante los últimos meses se ha presentado un crecimiento generalizado de los delitos patrimoniales como son el secuestro, la extorsión y el robo en las calles.

“En los próximos meses veremos la situación empeorar, se están enfermando los policías y se están mermando las capacidades de los elementos policiacos, ya el año pasado fue desastroso para las entidades en materia de recursos en los estados y municipios, pero lo que vamos a ver en lo que termina este 2020 y en lo sucesivo, en los próximos años será muy lamentable porque no habrá dinero”, advirtió el especialista.

El especialista en derecho militar y seguridad interior, César Gutiérrez, considera, por su parte, que con el regreso a la “nueva normalidad” se verá también una “nueva modalidad de criminalidad” en el país con delincuentes que, ante la falta de empleo y oportunidades, saldrán a delinquir, por lo que es imperativo que las autoridades se coordinen y generen protocolos para disuadir el delito.

Expuso que lo primordial es la prevención del delito y la única forma en que esto se puede lograr es con trabajo de inteligencia e investigación pues, de lo contrario, se hará lo mismo que se ha visto en los últimos años: perseguir a los delincuentes sin cesar.

“El otro gran reto es que se debe arreglar el tema de la famosa puerta giratoria porque es imposible que las agencias del ministerio público sigan sin consignar y poder vincular a proceso a los delincuentes”, puntualizó Gutiérrez Priego. Con información de Juan Pablo Reyes, Manriqeu Gandaria y Carlos Lara



Te recomendamos el podcast ⬇

Spotify

Apple Podcasts

Google Podcasts

Omny

Local

57 nuevos casos de Covid y 4 muertos en un día, en Veracruz

Van 4 mil 145 muertes acumuladas por Covid-19 en el estado de Veracruz

Local

Ingenio notifica a STPS que paro es ilegal

Se hizo hincapié en que los paristas actúan con agresividad impidiendo los trabajos de distribución

Local

Hasta en un 95% se desplomó venta de uniformes escolares

La estrategia que actualmente emplean es la promoción de la venta de uniformes escolares en pagos

Local

57 nuevos casos de Covid y 4 muertos en un día, en Veracruz

Van 4 mil 145 muertes acumuladas por Covid-19 en el estado de Veracruz

Local

Cae tormenta sobre Xalapa e inunda calles en domingo

Las inundaciones más importantes se registraron a la altura de Lázaro Cárdenas, Plaza Crystal y Plaza Ánimas

Local

Muere regidor de Tlacotalpan por Covid-19

El ayuntamiento de Tlacotalpan informó sobre el fallecimiento del regidor quinto, Julián Carlos Rodríguez Bernal

Sociedad

Casi 73 mil 500 mexicanos han muerto por Covid-19

En las últimas horas se registraron además tres mil 542 nuevos contagios detectados en el país

Futbol

Arturo Vidal llega a Milán para completar el traspaso desde el Barcelona al Inter

Vidal se reencontrará con el entrenador del Inter, Antonio Conte

Sociedad

Padres de Ayotzinapa denuncian corrupción en Poder Judicial

Gobierno mexicano muestra voluntad para llegar a la verdad, pero todavía encontramos células de corrupción en el poder judicial: padres de normalistas