/ lunes 22 de junio de 2020

La lucha de Ahued

Una de las demandas insatisfechas desde muchos años ha sido la reclasificación de las tarifas eléctricas para el estado de Veracrtuz, tanto en el uso industrial y comercial, como en el doméstico.

El alto costo del suministro ha hecho que hace más de 20 años en el puerto de Veracruz haya cerrado la empresa Aluminio, SA de CV, por incosteable, lo que dejó sin empleo a cientos de obreros; y esa misma situación pasó con la cooperativa de Tranviarios, que ante los altos pagos por consumo de energía tuvo que desintegrarse y los concesionarios solamente conservaron la ruta camionera Úrsulo Galván, que con el tiempo también desapareció. En el año 2000 surgió en Actopan, Palma Sola, La Antigua y algunos fraccionamientos del norte del puerto jarocho, un movimiento de resistencia civil contra los abusos de la CFE que encabezó Francisco Morales Fernández "el Potro", para exigir una reducción en el cobro de los consumos, basado en el hecho de que Veracruz es un importante productor de energía eléctrica, especialmente por planta neocleoeléctrica, única en el país, que se localiza en Laguna Verde, municipio de Alto Lucero.

Nada ha podido convencer al gobierno federal para atender esa justa demanda de los veracruzanos, ni en los gobiernos del PRI y del PAN, ni ahora con Morena en el poder, aunque en Tabasco el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, decidió exentar 11 mil millones de pesos de adeudo a sus paisanos, un privilegio a todas luces injusto para el resto de los mexicanos, y en particular Veracruz. Esa es, precisamente, la lucha a la que se acaba de comprometer el senador Ricardo Ahued Bardehuil, la de pedir revisar las tarifas para que éstas sean “justas, equilibradas y con beneficio común”, y si algo caracteriza al exalcalde xalapeño es su congruencia. No es tarea fácil, sobre todo todo cuando el propio Ejecutivo federal ha rechazado esa modificación tarifaria solicitada para el estado y ha hecho lo mismo la titular de Energía, Rocio Nahle. Sin embargo, Ahued tiene argumentos de valor, como el hecho de la diferencia de costos entre Veracruz, Tabasco, Baja California Norte y Baja California Sur, así como de otros estados de la República.

“Senadores y diputados habremos de reunirnos pronto para analizar la problemática con funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (…) tenemos una gran desventaja en el tema de los costos para operar una micro y mediana empresa, y desde luego las tarifas de uso doméstico; se están viendo afectadas en este momento y debemos hacer algo, que se les dé el mismo trato que se le dio a Tabasco”, ha dicho en entrevistas de prensa. Concretamente, el argumento de peso es que en la tierra del presidente tienen hasta cinco mil kilovatios de tope máximo con una tarifa de 59 centavos (por kilowatt), y en Veracruz se tiene una tarifa por ese mismo tope de $5.90 (por kilowatt), lo que significa que es diez veces más; además, en Veracruz se tienen temperaturas iguales o hasta superiores a Tabasco y al de otros estados, situación que hace muchos años no revisa la CFE. Es una propuesta alentadora, en la cual es necesario hacer una revisión de las temperaturas para hacer esa anhelada reconfiguración que daría beneficio a miles de empresas y millones de veracruzanos.

Habrá quienes quieran ver que hay una intención política en esta lucha del senador Ahued, sobre todo de la secretaria Nahle que ya opera con su equipo la muy anticipada sucesión estatal, pero en todo caso se trata de una demanda legítima de los veracruzanos que ella misma debería abrazar y pudiera catapultarla a la nominación para suceder a García en el gobierno veracruzano. Esperemos programas.

opedro2006@gmail.com

Una de las demandas insatisfechas desde muchos años ha sido la reclasificación de las tarifas eléctricas para el estado de Veracrtuz, tanto en el uso industrial y comercial, como en el doméstico.

El alto costo del suministro ha hecho que hace más de 20 años en el puerto de Veracruz haya cerrado la empresa Aluminio, SA de CV, por incosteable, lo que dejó sin empleo a cientos de obreros; y esa misma situación pasó con la cooperativa de Tranviarios, que ante los altos pagos por consumo de energía tuvo que desintegrarse y los concesionarios solamente conservaron la ruta camionera Úrsulo Galván, que con el tiempo también desapareció. En el año 2000 surgió en Actopan, Palma Sola, La Antigua y algunos fraccionamientos del norte del puerto jarocho, un movimiento de resistencia civil contra los abusos de la CFE que encabezó Francisco Morales Fernández "el Potro", para exigir una reducción en el cobro de los consumos, basado en el hecho de que Veracruz es un importante productor de energía eléctrica, especialmente por planta neocleoeléctrica, única en el país, que se localiza en Laguna Verde, municipio de Alto Lucero.

Nada ha podido convencer al gobierno federal para atender esa justa demanda de los veracruzanos, ni en los gobiernos del PRI y del PAN, ni ahora con Morena en el poder, aunque en Tabasco el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, decidió exentar 11 mil millones de pesos de adeudo a sus paisanos, un privilegio a todas luces injusto para el resto de los mexicanos, y en particular Veracruz. Esa es, precisamente, la lucha a la que se acaba de comprometer el senador Ricardo Ahued Bardehuil, la de pedir revisar las tarifas para que éstas sean “justas, equilibradas y con beneficio común”, y si algo caracteriza al exalcalde xalapeño es su congruencia. No es tarea fácil, sobre todo todo cuando el propio Ejecutivo federal ha rechazado esa modificación tarifaria solicitada para el estado y ha hecho lo mismo la titular de Energía, Rocio Nahle. Sin embargo, Ahued tiene argumentos de valor, como el hecho de la diferencia de costos entre Veracruz, Tabasco, Baja California Norte y Baja California Sur, así como de otros estados de la República.

“Senadores y diputados habremos de reunirnos pronto para analizar la problemática con funcionarios de la Comisión Federal de Electricidad (…) tenemos una gran desventaja en el tema de los costos para operar una micro y mediana empresa, y desde luego las tarifas de uso doméstico; se están viendo afectadas en este momento y debemos hacer algo, que se les dé el mismo trato que se le dio a Tabasco”, ha dicho en entrevistas de prensa. Concretamente, el argumento de peso es que en la tierra del presidente tienen hasta cinco mil kilovatios de tope máximo con una tarifa de 59 centavos (por kilowatt), y en Veracruz se tiene una tarifa por ese mismo tope de $5.90 (por kilowatt), lo que significa que es diez veces más; además, en Veracruz se tienen temperaturas iguales o hasta superiores a Tabasco y al de otros estados, situación que hace muchos años no revisa la CFE. Es una propuesta alentadora, en la cual es necesario hacer una revisión de las temperaturas para hacer esa anhelada reconfiguración que daría beneficio a miles de empresas y millones de veracruzanos.

Habrá quienes quieran ver que hay una intención política en esta lucha del senador Ahued, sobre todo de la secretaria Nahle que ya opera con su equipo la muy anticipada sucesión estatal, pero en todo caso se trata de una demanda legítima de los veracruzanos que ella misma debería abrazar y pudiera catapultarla a la nominación para suceder a García en el gobierno veracruzano. Esperemos programas.

opedro2006@gmail.com

jueves 06 de agosto de 2020

Dilema en el CCE de Xalapa

miércoles 05 de agosto de 2020

PAN y Morena, gallera alborotada

lunes 03 de agosto de 2020

Visitas con buenas noticias

viernes 31 de julio de 2020

La alerta del sector empresarial

miércoles 29 de julio de 2020

Pensar en el aborto

domingo 26 de julio de 2020

El trágico escenario para Veracruz

viernes 24 de julio de 2020

Salud, a punto del colapso

miércoles 22 de julio de 2020

Mueren negocios por inanición

domingo 19 de julio de 2020

Solo se quedaron con las ganas

Cargar Más