/ martes 5 de febrero de 2019

Los fidelistas tras el PRI


Interesante lo que sucede en el PRI de Veracruz, ahora que se avecina el cambio de la dirigencia estatal.

Varios priistas identificados con el fidelismo están en la búsqueda de presidir el Comité Directivo Estatal y tienen posibilidades de conseguirlo.

Los nombres de Tomás Carrillo, Marlon Ramírez y Antonio Benítez Lucho son barajados. También está encartada la actual encargada del Partido Revolucionario Institucional, Lillian Zepahua, y se ha metido en esto el diputado local Juan Carlos Molina.

Cada uno tiene sus puntos a favor y también sus negativos. Por ejemplo, de Tomás Carrillo se dice de sus acercamientos con Morena que incluso lo llevaron a registrarse como aspirante a magistrado del Poder Judicial del Estado.

A Marlon le ponen tacha por el voto que emitió como regidor del Ayuntamiento de Veracruz, en contra de la remoción del fiscal Jorge Winckler. Eso lo tiene marcado como aliado del alcalde panista Fernando Yunes Márquez y no le ven nada bien muchos priistas.

De Juan Carlos Molina se expresa que si a la Liga de Comunidades Agrarias la tiene en ruinas, al PRI lo llevaría a una situación peor.

Benítez Lucho navega con un bajo perfil en la búsqueda de presidir al Revolucionario Institucional, pero tal vez sea quien más ha buscado acuerdos.

En fin, la representación del CEN del PRI maneja, ante el reclamo de que ese partido en Veracruz deje de ser sólo de una o dos personas, que se abrirá la elección para que alcaldes, diputados y demás priistas con representación emitan su opinión y se llegue a un consenso para elegir al nuevo presidente que estaría acompañado de una directiva con gente representativa de diversas corrientes.

¿Podrán concretar algo así? Ya se verá, pero dicen los priistas que es lo deseable, pues de lo contrario seguirán en la ruta equivocada para 2021.

No son los mejores

Vaya que ha desatado comentarios las propuestas para magistrados que presentó el gobernador Cuitláhuac García.

Lo menos que se dice es que los primeros seis propuestos están lejos de ser buenas cartas, pues todo indica que han pesado más los comentarios de gente cercana al mandatario.

La carrera de los nominados y sus ligas son del conocimiento de mucha gente y no se les ve con los méritos para alcanzar tan importantes cargos dentro del Tribunal Superior de Justicia en tiempo de la transformación.

Las propuestas han sido dejadas en el análisis en la Legislatura. Ojalá sea para mejorarlas.

Trabajo legislativo

De los diputados federales veracruzanos actuales sobresale uno que ha mostrado un trabajo consistente en la Cámara, el panista Ricardo García Escalante.

Este legislador panuquense ha laborado en el SAT y el ISSSTE, ha sido alcalde y diputado local y en corto tiempo ha mostrado sensibilidad política.

Al inicio de la Legislatura federal fue nombrado secretario de la Comisión de Vigilancia de la ASF y secretario de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación e integrante de la Comisión de Juventud.

Le correspondió presidir la polémica reunión con los titulares de la Secretaría de Energía, Pemex, Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP y Profeco, en la que participaron destacados senadores y diputados.

Ricardo García presentó en tribuna el punto de acuerdo para que el Impuesto Sobre la Renta de 30% que se aplica a las personas morales se reduzca al 28%, al igual que en otro punto de acuerdo solicitó, en la revisión del presupuesto, se asignen192 millones de pesos para mantenimiento del tramo carretero Pánuco-Tantoyuca.


Interesante lo que sucede en el PRI de Veracruz, ahora que se avecina el cambio de la dirigencia estatal.

Varios priistas identificados con el fidelismo están en la búsqueda de presidir el Comité Directivo Estatal y tienen posibilidades de conseguirlo.

Los nombres de Tomás Carrillo, Marlon Ramírez y Antonio Benítez Lucho son barajados. También está encartada la actual encargada del Partido Revolucionario Institucional, Lillian Zepahua, y se ha metido en esto el diputado local Juan Carlos Molina.

Cada uno tiene sus puntos a favor y también sus negativos. Por ejemplo, de Tomás Carrillo se dice de sus acercamientos con Morena que incluso lo llevaron a registrarse como aspirante a magistrado del Poder Judicial del Estado.

A Marlon le ponen tacha por el voto que emitió como regidor del Ayuntamiento de Veracruz, en contra de la remoción del fiscal Jorge Winckler. Eso lo tiene marcado como aliado del alcalde panista Fernando Yunes Márquez y no le ven nada bien muchos priistas.

De Juan Carlos Molina se expresa que si a la Liga de Comunidades Agrarias la tiene en ruinas, al PRI lo llevaría a una situación peor.

Benítez Lucho navega con un bajo perfil en la búsqueda de presidir al Revolucionario Institucional, pero tal vez sea quien más ha buscado acuerdos.

En fin, la representación del CEN del PRI maneja, ante el reclamo de que ese partido en Veracruz deje de ser sólo de una o dos personas, que se abrirá la elección para que alcaldes, diputados y demás priistas con representación emitan su opinión y se llegue a un consenso para elegir al nuevo presidente que estaría acompañado de una directiva con gente representativa de diversas corrientes.

¿Podrán concretar algo así? Ya se verá, pero dicen los priistas que es lo deseable, pues de lo contrario seguirán en la ruta equivocada para 2021.

No son los mejores

Vaya que ha desatado comentarios las propuestas para magistrados que presentó el gobernador Cuitláhuac García.

Lo menos que se dice es que los primeros seis propuestos están lejos de ser buenas cartas, pues todo indica que han pesado más los comentarios de gente cercana al mandatario.

La carrera de los nominados y sus ligas son del conocimiento de mucha gente y no se les ve con los méritos para alcanzar tan importantes cargos dentro del Tribunal Superior de Justicia en tiempo de la transformación.

Las propuestas han sido dejadas en el análisis en la Legislatura. Ojalá sea para mejorarlas.

Trabajo legislativo

De los diputados federales veracruzanos actuales sobresale uno que ha mostrado un trabajo consistente en la Cámara, el panista Ricardo García Escalante.

Este legislador panuquense ha laborado en el SAT y el ISSSTE, ha sido alcalde y diputado local y en corto tiempo ha mostrado sensibilidad política.

Al inicio de la Legislatura federal fue nombrado secretario de la Comisión de Vigilancia de la ASF y secretario de la Comisión de Ciencia, Tecnología e Innovación e integrante de la Comisión de Juventud.

Le correspondió presidir la polémica reunión con los titulares de la Secretaría de Energía, Pemex, Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP y Profeco, en la que participaron destacados senadores y diputados.

Ricardo García presentó en tribuna el punto de acuerdo para que el Impuesto Sobre la Renta de 30% que se aplica a las personas morales se reduzca al 28%, al igual que en otro punto de acuerdo solicitó, en la revisión del presupuesto, se asignen192 millones de pesos para mantenimiento del tramo carretero Pánuco-Tantoyuca.

lunes 11 de febrero de 2019

Los cambios en el gabinete

martes 05 de febrero de 2019

Los fidelistas tras el PRI

lunes 21 de enero de 2019

La espantosa inseguridad

lunes 14 de enero de 2019

Huachicoleros veracruzanos

lunes 17 de diciembre de 2018

El respaldo obligado a Cuitláhuac

lunes 10 de diciembre de 2018

Obras y seguridad, no pleitos ni palabras

lunes 26 de noviembre de 2018

Malvado brujo azota políticamente

lunes 12 de noviembre de 2018

Políticos que pueden dar lástima

jueves 08 de noviembre de 2018

El revés a Guízar y su reacción

Cargar Más