/ sábado 27 de abril de 2019

Vencedores del tiempo / Necesito poco

Y lo poco que necesito, lo necesito poco para ser feliz

“Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente a enfermedades gravísimas. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio.

Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender que necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco para ser feliz.

Tampoco necesito éxito, poder o dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. No quiero coronas de laureles y halagos sucios. Tampoco el fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto y alejo a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima, ni una partícula minúscula de pena verdadera.

Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan. Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche.

Rechazo a los indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas.

A los que creen que sólo es importante tener y exhibir, en lugar de sentir, pensar y ser. Y ahora, ahora en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos.

Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno.

Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado… Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piense que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo”.

*Parte textual de un artículo publicado en Vanguardia (España), cuya autoría corresponde a la periodista Ángeles Caso, considerada escritora magnífica. Aún no pertenece a la tercera edad, pero pronto lo será.

“Será porque tres de mis más queridos amigos se han enfrentado inesperadamente a enfermedades gravísimas. O tal vez porque, a estas alturas de mi existencia, he vivido ya las suficientes horas buenas y horas malas como para empezar a colocar las cosas en su sitio.

Será, quizá, porque algún bendito ángel de la sabiduría ha pasado por aquí cerca y ha dejado llegar una bocanada de su aliento hasta mí. El caso es que tengo la sensación –al menos la sensación– de que empiezo a entender que necesito poco y lo poco que necesito, lo necesito poco para ser feliz.

Tampoco necesito éxito, poder o dinero, más allá de lo imprescindible para vivir con dignidad. No quiero coronas de laureles y halagos sucios. Tampoco el fango de la envidia, de la maledicencia y el juicio ajeno. Aparto y alejo a los quejumbrosos y malhumorados, a los egoístas y ambiciosos que aspiran a reposar en tumbas llenas de honores y cuentas bancarias, sobre las que nadie derramará una sola lágrima, ni una partícula minúscula de pena verdadera.

Detesto los coches de lujo que ensucian el mundo, los abrigos de pieles arrancadas de un cuerpo tibio y palpitante, las joyas fabricadas sobre las penalidades de hombres esclavos que padecen en las minas de esmeraldas y de oro a cambio de un pedazo de pan. Rechazo el cinismo de una sociedad que sólo piensa en su propio bienestar y se desentiende del malestar de los otros, a base del cual construye su derroche.

Rechazo a los indiferentes que nunca se meten en líos. Señalo con el dedo a los hipócritas que depositan una moneda en las huchas de las misiones pero no comparten la mesa con un inmigrante. A los que te aplauden cuando eres reina y te abandonan cuando te salen pústulas.

A los que creen que sólo es importante tener y exhibir, en lugar de sentir, pensar y ser. Y ahora, ahora en este momento de mi vida, no quiero casi nada. Tan sólo la ternura de mi amor y la gloriosa compañía de mis amigos. Unas cuantas carcajadas y unas palabras de cariño antes de irme a la cama. El recuerdo dulce de mis muertos.

Un par de árboles al otro lado de los cristales y un pedazo de cielo al que se asomen la luz y la noche. El mejor verso del mundo y la más hermosa de las músicas. Por lo demás, podría comer patatas cocidas y dormir en el suelo mientras mi conciencia esté tranquila.

También quiero, eso sí, mantener la libertad y el espíritu crítico por los que pago con gusto todo el precio que haya que pagar. Quiero toda la serenidad para sobrellevar el dolor y toda la alegría para disfrutar de lo bueno.

Un instante de belleza a diario. Echar desesperadamente de menos a los que tengan que irse porque tuve la suerte de haberlos tenido a mi lado… Y que el día en que me toque esfumarme, un puñadito de personas piense que valió la pena que yo anduviera un rato por aquí. Sólo quiero eso. Casi nada o todo”.

*Parte textual de un artículo publicado en Vanguardia (España), cuya autoría corresponde a la periodista Ángeles Caso, considerada escritora magnífica. Aún no pertenece a la tercera edad, pero pronto lo será.

Local

Poder Judicial de Veracruz suspende a juez de caso Los Porkys

Rubén Adrián Romero Maldonado podría ser sancionado desde un apercibimiento privado hasta la inhabilitación

New Articles

El Fiscal tiene que dejar de "hacerse guaje", asegura Cuitláhuac

El gobernador de Veracruz pedirá al Congreso local analizar "la violación reiterada" que comete Jorge Winckler al Código de Procedimientos Penales de Veracruz

Local

Amenazan maestros de la Sección 32 del SNTE no iniciar ciclo escolar el lunes

Agremiados aseguran que son más de 4 mil los trabajadores que se encuentran paralizados por no realizarse las cadenas de cambios, sin contar pagos los incumplidos y la tardanza en otros trámites

Política

Alejandro Moreno integra a Lorena Piñón al CEN del PRI

El dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, dio a conocer que parte de su equipo que le acompañara durante su gestión

Política

Rechaza México detención indeterminada de niños migrantes en EU

La nueva regulación se prevé entre en vigor en 60 días

Local

En el IVAI no existen aviadores; comisionado presentará pruebas para desmentir acusaciones

La ausencia de dos empleados que presuntamente cobraron durante más de un año sin laborar se debe a cambiaos de área, argumento el titular

Virales

¡No hay sistema! Pequeña celebra su cumpleaños con temática de Oxxo

No cabe duda que la creatividad mexicana no tiene límites

Salud

Con éxtasis, en Israel busca curar el estrés postraumático

Este tratamiento tiene como inconveniente que es ilegal tomar MDMA, una molécula creada en 1912 por el laboratorio alemán Merck

Finanzas

Banxico ve mayor desaceleración interna a la esperada

Alejandro Díaz de León explicó que el ritmo de crecimiento de la economía respecto de su potencial de largo plazo, se encuentra en terreno negativo