/ viernes 11 de mayo de 2018

Javier Aguirre y la dolorosa eliminación en 2002

En la historia de nuestro futbol, un nombre que bien podría estar relacionado al éxito como jugador y técnico es el de Javier Aguirre

En la historia de nuestro futbol, un nombre que bien podría estar relacionado al éxito como jugador y técnico es el de Javier Aguirre. Campeón con América dentro de las canchas, así como con Pachuca fuera de ellas, además de papeles destacables desde el banquillo en Ligas como la española al frente de Osasuna, Atlético de Madrid, entre otros.

La Selección Mexicana bien le puede agradecer el haber aparecido en dos momentos muy bravos, en donde los boletos a Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010 pendían de un hilo. Fue ahí cuando lo llamaron para tomar las riendas tricolores y enderezar el barco para llegar a esas Copas del Mundo. Antes ya había vivido la experiencia como auxiliar técnico y como integrante del cuadro nacional en la justa de México 1986.

Pero como toda historia tiene un comienzo, el “Vasco” se sentó a charlar, en exclusiva, largo y tendido con su gran amigo, el Diario de los Deportistas, con quien recordó sus inicios en el área técnica como auxiliar de Miguel Mejía Barón para el Mundial de Estados Unidos 1994.

“Estaba jugando, ayudándole a lo que sea (a Miguel Mejía Barón). Desde acomodar balones a los porteros, completar un juego 11 contra 11, ayudar en lo físico, a lo que sea, fue una experiencia muy buena, no sentí el retiro”, relató.

Y es que en esos momentos, a poco tiempo de haberse retirado de las canchas, muchos de los seleccionados veían a Aguirre como un lazo cercano entre ellos y el cuerpo técnico. Lo sentían uno más del grupo.

“Veían en mí un vínculo con el técnico. Yo era el ideal, estaba entrenando con ellos como otro compañero, creo que esa parte se cumplió, mi experiencia ayudó y lo aprovechamos”, afirmó.

El primer trago amargo que a Javier le tocó experimentar desde el otro lado de la trinchera se dio en los octavos de final de Estados Unidos 94. Aquella eliminación a manos de Bulgaria desde los tiros de penalti fue un duro golpe.

“Bulgaria lo demostró. No era lo que todos pensaban, más allá de la figura de Stoichkov, era un equipo muy fuerte, y bueno, vino la expulsión (de Luis García), luego llegamos a la tanda de penaltis. Siento que fue una buena experiencia para México”, recordó, al tiempo de rememorar que “la forma fue lo que nos dolió. Cuando te ganan bien no dices nada, pero fueron los malditos penaltis. Pudimos pasar a la siguiente instancia y no lo hicimos”.


RUMBO A COREA-JAPÓN


Con el correr de los años y la experiencia ganada en Pachuca, en donde logró salir campeón de Liga, Javier Aguirre tendría su primera etapa como estratega nacional a expresa invitación del “Güero” Burillo.

El boleto a Japón-Corea 2002 pendía de un hilo y era urgente un golpe de timón en la dirección técnica. Enrique Meza, exitoso técnico con el Toluca, no había tenido la misma suerte con la escuadra tricolor.

Aguirre detalló a ESTO cómo fue que se dio su incorporación, en donde compitió por el puesto con nombres como el de Ricardo La Volpe, Alfredo Tena y Raúl Arias.

“Yo venía con Pachuquita, había sido campeón. Viniendo de un bautizo en Tamaulipas vengo de regreso al DF y escuché al narrador en la radio, el gol de Medford (cuando Costa Rica dio el ‘Aztecazo’). Llegué a mi casa y vi que quedaba fuera el profe Meza. Estaban en la baraja Tena, Rergis, Arias, La Volpe; gente más calificada, y me llamaron ese día. Antes mi mujer me dijo que me preparara, que tal vez me llamaban, y así fue”, contó emocionado el ex técnico de la Selección Nacional.

El camino no sería sencillo. Había que sumar en canchas complicadas como la de Costa Rica y Jamaica, además de vencer en casa a Estados Unidos y Honduras, tal y como lo compartió a detalle la experiencia contra las representaciones de Centroamérica y Norteamérica.

“Entré, y me metí a la bronca. No era fácil. Juegos trabados con Estados Unidos, le ganamos 1-0 con gol de Borgetti; Honduras también fue difícil; empatamos en Costa Rica, le ganamos a Jamaica -ese fue el partido clave-. Tenía a 10 jugadores de Cruz Azul, apenas se tiene el boleto y empiezan otros problemas”, expuso al tiempo que agregó: “Cruz Azul y Pachuca eran la base. Llamo a Beto Aspe. Fui haciendo un grupo. No era fácil, la etapa de pruebas para la eliminatoria fue la Copa América”.


Un trágico final con EU

Ya en suelo asiático para una nueva aventura mundialista, al grupo de México le depararían contrincantes nada sencillos. Croacia e Italia, dos “toritos” europeos, además de Ecuador. Pese a eso, el Tricolor hizo un gran papel al vencer a los croatas y ecuatorianos, además de igualar a uno con los italianos.

Esos marcadores hicieron que Javier Aguirre señalara sin dudar que ha sido “la mejor fase de grupos de México en cualquier Mundial. No fue fácil, nada menos que Italia, Croacia y Ecuador”.

Pero justo cuando la confianza estaba a tope, Estados Unidos le propinaría a México el que tal vez sea hasta hoy el golpe más duro en la historia del balompié nacional.

Todo era algarabía, se pensaba que pasar sobre los gringos no sería problema y se alcanzaría finalmente el tan famoso quinto partido. Pero no fue así y Aguirre revivió todo ese entorno de principio a fin.

“Era el escenario ideal para seguir avanzando. Recuerdo que los aficionados y la prensa daban por hecho que ganábamos fácil, goleando. Por la primera fase que habíamos hecho era puro trámite, pero los norteamericanos eran organizados, no era fácil meterles mano”, explicó. “Nos hicieron un gol pronto, sorprendieron. Yo también quise ajustar rápido, tener claras las ideas, mantener el estilo que nos había llevado a esa fase. Realmente fue algo complicado, no fue el mejor partido”, detalló, mientras reconocía que el resultado sería la puntilla en su gestión.

“Ya después de Rafa Márquez expulsado, vino el 2-0, fuimos derrotados. Ese fue el último clavo al ataúd, la gota que derramó el vaso”, indicó cabizbajo.

El dolor de ese fracaso es algo que Javier Aguirre no negó, pero al sacar el balance positivo, recalcó el hecho de que ese hecho no detuvo el constante crecimiento que ha percibido del futbol mexicano.

“Mucho, creo que mucho (dolió la eliminación). Había la certeza de que México iba a pasar, se daba por hecho, había mucha confianza en los medios y en la afición; golpeó mucho, pero no paró el crecimiento”, concluyó.

En la historia de nuestro futbol, un nombre que bien podría estar relacionado al éxito como jugador y técnico es el de Javier Aguirre. Campeón con América dentro de las canchas, así como con Pachuca fuera de ellas, además de papeles destacables desde el banquillo en Ligas como la española al frente de Osasuna, Atlético de Madrid, entre otros.

La Selección Mexicana bien le puede agradecer el haber aparecido en dos momentos muy bravos, en donde los boletos a Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010 pendían de un hilo. Fue ahí cuando lo llamaron para tomar las riendas tricolores y enderezar el barco para llegar a esas Copas del Mundo. Antes ya había vivido la experiencia como auxiliar técnico y como integrante del cuadro nacional en la justa de México 1986.

Pero como toda historia tiene un comienzo, el “Vasco” se sentó a charlar, en exclusiva, largo y tendido con su gran amigo, el Diario de los Deportistas, con quien recordó sus inicios en el área técnica como auxiliar de Miguel Mejía Barón para el Mundial de Estados Unidos 1994.

“Estaba jugando, ayudándole a lo que sea (a Miguel Mejía Barón). Desde acomodar balones a los porteros, completar un juego 11 contra 11, ayudar en lo físico, a lo que sea, fue una experiencia muy buena, no sentí el retiro”, relató.

Y es que en esos momentos, a poco tiempo de haberse retirado de las canchas, muchos de los seleccionados veían a Aguirre como un lazo cercano entre ellos y el cuerpo técnico. Lo sentían uno más del grupo.

“Veían en mí un vínculo con el técnico. Yo era el ideal, estaba entrenando con ellos como otro compañero, creo que esa parte se cumplió, mi experiencia ayudó y lo aprovechamos”, afirmó.

El primer trago amargo que a Javier le tocó experimentar desde el otro lado de la trinchera se dio en los octavos de final de Estados Unidos 94. Aquella eliminación a manos de Bulgaria desde los tiros de penalti fue un duro golpe.

“Bulgaria lo demostró. No era lo que todos pensaban, más allá de la figura de Stoichkov, era un equipo muy fuerte, y bueno, vino la expulsión (de Luis García), luego llegamos a la tanda de penaltis. Siento que fue una buena experiencia para México”, recordó, al tiempo de rememorar que “la forma fue lo que nos dolió. Cuando te ganan bien no dices nada, pero fueron los malditos penaltis. Pudimos pasar a la siguiente instancia y no lo hicimos”.


RUMBO A COREA-JAPÓN


Con el correr de los años y la experiencia ganada en Pachuca, en donde logró salir campeón de Liga, Javier Aguirre tendría su primera etapa como estratega nacional a expresa invitación del “Güero” Burillo.

El boleto a Japón-Corea 2002 pendía de un hilo y era urgente un golpe de timón en la dirección técnica. Enrique Meza, exitoso técnico con el Toluca, no había tenido la misma suerte con la escuadra tricolor.

Aguirre detalló a ESTO cómo fue que se dio su incorporación, en donde compitió por el puesto con nombres como el de Ricardo La Volpe, Alfredo Tena y Raúl Arias.

“Yo venía con Pachuquita, había sido campeón. Viniendo de un bautizo en Tamaulipas vengo de regreso al DF y escuché al narrador en la radio, el gol de Medford (cuando Costa Rica dio el ‘Aztecazo’). Llegué a mi casa y vi que quedaba fuera el profe Meza. Estaban en la baraja Tena, Rergis, Arias, La Volpe; gente más calificada, y me llamaron ese día. Antes mi mujer me dijo que me preparara, que tal vez me llamaban, y así fue”, contó emocionado el ex técnico de la Selección Nacional.

El camino no sería sencillo. Había que sumar en canchas complicadas como la de Costa Rica y Jamaica, además de vencer en casa a Estados Unidos y Honduras, tal y como lo compartió a detalle la experiencia contra las representaciones de Centroamérica y Norteamérica.

“Entré, y me metí a la bronca. No era fácil. Juegos trabados con Estados Unidos, le ganamos 1-0 con gol de Borgetti; Honduras también fue difícil; empatamos en Costa Rica, le ganamos a Jamaica -ese fue el partido clave-. Tenía a 10 jugadores de Cruz Azul, apenas se tiene el boleto y empiezan otros problemas”, expuso al tiempo que agregó: “Cruz Azul y Pachuca eran la base. Llamo a Beto Aspe. Fui haciendo un grupo. No era fácil, la etapa de pruebas para la eliminatoria fue la Copa América”.


Un trágico final con EU

Ya en suelo asiático para una nueva aventura mundialista, al grupo de México le depararían contrincantes nada sencillos. Croacia e Italia, dos “toritos” europeos, además de Ecuador. Pese a eso, el Tricolor hizo un gran papel al vencer a los croatas y ecuatorianos, además de igualar a uno con los italianos.

Esos marcadores hicieron que Javier Aguirre señalara sin dudar que ha sido “la mejor fase de grupos de México en cualquier Mundial. No fue fácil, nada menos que Italia, Croacia y Ecuador”.

Pero justo cuando la confianza estaba a tope, Estados Unidos le propinaría a México el que tal vez sea hasta hoy el golpe más duro en la historia del balompié nacional.

Todo era algarabía, se pensaba que pasar sobre los gringos no sería problema y se alcanzaría finalmente el tan famoso quinto partido. Pero no fue así y Aguirre revivió todo ese entorno de principio a fin.

“Era el escenario ideal para seguir avanzando. Recuerdo que los aficionados y la prensa daban por hecho que ganábamos fácil, goleando. Por la primera fase que habíamos hecho era puro trámite, pero los norteamericanos eran organizados, no era fácil meterles mano”, explicó. “Nos hicieron un gol pronto, sorprendieron. Yo también quise ajustar rápido, tener claras las ideas, mantener el estilo que nos había llevado a esa fase. Realmente fue algo complicado, no fue el mejor partido”, detalló, mientras reconocía que el resultado sería la puntilla en su gestión.

“Ya después de Rafa Márquez expulsado, vino el 2-0, fuimos derrotados. Ese fue el último clavo al ataúd, la gota que derramó el vaso”, indicó cabizbajo.

El dolor de ese fracaso es algo que Javier Aguirre no negó, pero al sacar el balance positivo, recalcó el hecho de que ese hecho no detuvo el constante crecimiento que ha percibido del futbol mexicano.

“Mucho, creo que mucho (dolió la eliminación). Había la certeza de que México iba a pasar, se daba por hecho, había mucha confianza en los medios y en la afición; golpeó mucho, pero no paró el crecimiento”, concluyó.

Local

Cientos de xalapeños marchan contra el aborto

Acompañados por el arzobispo Hipólito Reyes, lanzan consignas como "Sí a la vida" o "Salvemos las dos vidas"

Local

Católicos del puerto también marcharon por la vida

A pesar de las condiciones del clima, el obispo Luis Felipe Gallardo Martín del Campo encabezó la megamarcha

Local

Tormenta con fuertes rachas de viento destecha 30 mil viviendas

Hubo daños en Aguaxinola, Sierra de Agua, Ixtacahuatla, Tecamalucan, Coxolitla de abajo, Coxolitla de arriba, Puerto del Aire y Acultzingo

Política

Tribunal Electoral resolverá en 55 días impugnación de Barbosa

Hacen un llamado a los magistrados que “tienen conflicto de interés”

Futbol

América amarra liderato tras vencer 3-0 a los Xolos de Tijuana

La noche fue de golazos. Aguilera y Lainez lo hicieron desde fuera del área. Ibargüen colaboró con otro para sumar tres unidades

Mundo

Mario Castellanos, el rostro del drama de los niños migrantes que viajan solos

Este pequeño de 12 años escapó de su hogar y no quiere regresar porque “en Honduras uno sufre”

Política

AMLO se compromete a solicitar extradición de César Duarte

En su encuentro con Javier Corral, el presidente electo advirtió que su gobierno acabará con la corrupción

Sociedad

Esperar horas para el trámite o tirarse al río; así la cruda realidad de los migrantes

La logística de Migración consiste en otorgar hasta 20 fichas para realizar el registro, los más jóvenes, toman medidas extremas como arrojarse de una altura de más de 7 metros

Policiaca

Xalapeños salvan su vida de milagro; se accidentan en Chichicaxtle

El auto en que viajaban terminó dando varias volteretas entre el monte