/ sábado 20 de mayo de 2023

Cáncer y obesidad sí van de la mano, afirma investigadora

Son factores de riesgo debido al estrés e inflamación crónica, advierten

El cáncer y la obesidad sí están relacionado el uno con la otra, afirma Deissy Herrera Covarrubias, investigadora y catedrática de doctorado en el Instituto de Investigaciones Cerebrales de la Universidad Veracruzana. Ante la alta mortalidad por estas afecciones en México y específicamente en Veracruz, llama a la población a cuidar la dieta alimenticia pues está vinculada con distintos tipos de cáncer.

Cáncer de colon, recto, próstata, útero, vías biliares, mama y ovario son algunas de las condiciones que nombró en conferencia virtual de divulgación de la ciencia.

Te puede interesar: Perros, benéficos para acabar con el sedentarismo y obesidad de dueños: entrenador

¿Qué tipo de estrés provocan la obesidad y el sobrepeso?

Detalla que el sobrepeso y la obesidad resultan en mayores niveles de estrés oxidativo que puede producir inflamación crónica subclínica, así como alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune.

La obesidad, subraya, debe ser considerada un factor de riesgo para cáncer, sobre todo porque la inflamación crónica no presenta síntomas que se puedan percibir. Expone que aunque no se ha hecho un nuevo estudio, a nivel nacional, en 2018, Veracruz, Quintana Roo, Colima, Sonora y Tabasco quedaron registradas como las entidades con mayor porcentaje de obesidad en personas de 12 a 19 años.

Inflamación crónica de la obesidad puede provocar cáncer, advierten | | Foto: David Bello/Diario de Xalapa

Además, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Veracruz es la tercera entidad del país con más defunciones por cáncer y tumores malignos, con una tasa de 8.1 por cada 10 mil habitantes.

Recuerda que las estadísticas evidencian que el cáncer más presente en mujeres es el de mama y en hombres, el próstata, por encima del de colon. Informa que los expertos predicen que en las próximas dos décadas habrá aumentado en un 70 por ciento el número de nuevos acasos de cáncer en el mundo.

La especialista en estudios en modelos animales puntualiza que la obesidad es un problema de grasa, no de kilos, por lo que no basta con los resultados de índice de masa corporal, que sí son útiles pero no consideran ni edad ni sexo ni actividad física.

En la conferencia coordinada por el programa de divulgación InmunoG y la Señorita Histona sugirió utilizar otras herramientas en compañía de médico para saber realmente en qué condición de salud se vive.

¿Cuál es la grasa más peligrosa en las personas?

“La grasa visceral que se nota en el abdomen es la más peligrosa porque conlleva a múltiples enfermedades metabólicas”, apunta para luego explicar que desde que se está en el útero, de manera innata hay preferencia por lo dulce.

“Estamos programados para lo dulce y, después de nacer, la preferencia se mantiene por el sabor que proporciona la leche materna. Hay a quienes les puede gusta lo amargo pero de manera general preferimos lo dulce”, reafirma.

Vuelve a leer: Xalapeños consumen bebidas energéticas sin conocer sus daños

¿Pero qué fomenta el preferir lo dulce? Expresa que los alimentos calóricos, grasosos y apetitosos regularmente tienen aditivos alimentarios que estimulan el circuito de recompensa del cerebro que resulta en la adición a la comida.

En cuanto a los grandes consumos de azúcar, detalla que a nivel cerebral están relacionados con neurotransmisores como la dopamina, asociada con el placer, la motivación y la recompensa.

El sistema de recompensa, detalla, es el que se puede ver en las adicciones, en drogas como la cocaína y heroína, por mencionar algunas, por lo que afirma que sí se puede desarrollar también una adición a la comida.

Desde 1915 a 2015 esta tendencia en hombres ha ido en aumento pero en las mujeres es todavía 15 por ciento mayor. Detalla que esto se debe a que antes el acceso a comida rápida era limitado, pero ha ido avanzando la accesibilidad a ella.

Observa que la pandemia también ha modificado los hábitos de consumo y el que el alimento llegue a la puerta de la casa también empieza a tener sus consecuencias.

“Son alimentos con alto valor calórico y poco valor nutrimental”, puntualiza la investigadora, quien también señala el poco tiempo que se tiene para comer.

El estilo de vida actual no ayuda y coadyuva a que haya mayor incidencia de obesidad, reitera la doctora, quien llama a no olvidar que México tiene el primer lugar mundial en obesidad infantil.

Lee más: Atracones de comida: más riesgosos de lo que crees

Deissy Herrera Covarrubias reitera que la dieta es fundamental para tener una mejor salud por lo cual llama a consumir alimentos saludables, frutas y verduras. Sugiere la incorporación de alimentos que contengan compuestos bioactivos que tienen actividad biológica dentro del organismo y se traducen en beneficios para la salud.

“Los compuestos bioactivos poseen gran capacidad antioxidante que evita el crecimiento y proliferación de células tumorales. Algunos son las uvas, brócoli, chícharos, tomates, chile”, indica. Reitera la necesidad de tener una mayor conciencia sobre los daños de hacer un hábito la toma de refrescos, pan, helados y hamburguesas, etcétera.


El cáncer y la obesidad sí están relacionado el uno con la otra, afirma Deissy Herrera Covarrubias, investigadora y catedrática de doctorado en el Instituto de Investigaciones Cerebrales de la Universidad Veracruzana. Ante la alta mortalidad por estas afecciones en México y específicamente en Veracruz, llama a la población a cuidar la dieta alimenticia pues está vinculada con distintos tipos de cáncer.

Cáncer de colon, recto, próstata, útero, vías biliares, mama y ovario son algunas de las condiciones que nombró en conferencia virtual de divulgación de la ciencia.

Te puede interesar: Perros, benéficos para acabar con el sedentarismo y obesidad de dueños: entrenador

¿Qué tipo de estrés provocan la obesidad y el sobrepeso?

Detalla que el sobrepeso y la obesidad resultan en mayores niveles de estrés oxidativo que puede producir inflamación crónica subclínica, así como alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune.

La obesidad, subraya, debe ser considerada un factor de riesgo para cáncer, sobre todo porque la inflamación crónica no presenta síntomas que se puedan percibir. Expone que aunque no se ha hecho un nuevo estudio, a nivel nacional, en 2018, Veracruz, Quintana Roo, Colima, Sonora y Tabasco quedaron registradas como las entidades con mayor porcentaje de obesidad en personas de 12 a 19 años.

Inflamación crónica de la obesidad puede provocar cáncer, advierten | | Foto: David Bello/Diario de Xalapa

Además, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, Veracruz es la tercera entidad del país con más defunciones por cáncer y tumores malignos, con una tasa de 8.1 por cada 10 mil habitantes.

Recuerda que las estadísticas evidencian que el cáncer más presente en mujeres es el de mama y en hombres, el próstata, por encima del de colon. Informa que los expertos predicen que en las próximas dos décadas habrá aumentado en un 70 por ciento el número de nuevos acasos de cáncer en el mundo.

La especialista en estudios en modelos animales puntualiza que la obesidad es un problema de grasa, no de kilos, por lo que no basta con los resultados de índice de masa corporal, que sí son útiles pero no consideran ni edad ni sexo ni actividad física.

En la conferencia coordinada por el programa de divulgación InmunoG y la Señorita Histona sugirió utilizar otras herramientas en compañía de médico para saber realmente en qué condición de salud se vive.

¿Cuál es la grasa más peligrosa en las personas?

“La grasa visceral que se nota en el abdomen es la más peligrosa porque conlleva a múltiples enfermedades metabólicas”, apunta para luego explicar que desde que se está en el útero, de manera innata hay preferencia por lo dulce.

“Estamos programados para lo dulce y, después de nacer, la preferencia se mantiene por el sabor que proporciona la leche materna. Hay a quienes les puede gusta lo amargo pero de manera general preferimos lo dulce”, reafirma.

Vuelve a leer: Xalapeños consumen bebidas energéticas sin conocer sus daños

¿Pero qué fomenta el preferir lo dulce? Expresa que los alimentos calóricos, grasosos y apetitosos regularmente tienen aditivos alimentarios que estimulan el circuito de recompensa del cerebro que resulta en la adición a la comida.

En cuanto a los grandes consumos de azúcar, detalla que a nivel cerebral están relacionados con neurotransmisores como la dopamina, asociada con el placer, la motivación y la recompensa.

El sistema de recompensa, detalla, es el que se puede ver en las adicciones, en drogas como la cocaína y heroína, por mencionar algunas, por lo que afirma que sí se puede desarrollar también una adición a la comida.

Desde 1915 a 2015 esta tendencia en hombres ha ido en aumento pero en las mujeres es todavía 15 por ciento mayor. Detalla que esto se debe a que antes el acceso a comida rápida era limitado, pero ha ido avanzando la accesibilidad a ella.

Observa que la pandemia también ha modificado los hábitos de consumo y el que el alimento llegue a la puerta de la casa también empieza a tener sus consecuencias.

“Son alimentos con alto valor calórico y poco valor nutrimental”, puntualiza la investigadora, quien también señala el poco tiempo que se tiene para comer.

El estilo de vida actual no ayuda y coadyuva a que haya mayor incidencia de obesidad, reitera la doctora, quien llama a no olvidar que México tiene el primer lugar mundial en obesidad infantil.

Lee más: Atracones de comida: más riesgosos de lo que crees

Deissy Herrera Covarrubias reitera que la dieta es fundamental para tener una mejor salud por lo cual llama a consumir alimentos saludables, frutas y verduras. Sugiere la incorporación de alimentos que contengan compuestos bioactivos que tienen actividad biológica dentro del organismo y se traducen en beneficios para la salud.

“Los compuestos bioactivos poseen gran capacidad antioxidante que evita el crecimiento y proliferación de células tumorales. Algunos son las uvas, brócoli, chícharos, tomates, chile”, indica. Reitera la necesidad de tener una mayor conciencia sobre los daños de hacer un hábito la toma de refrescos, pan, helados y hamburguesas, etcétera.


Local

Trabajadores de sector salud continúan en paro; delegada asegura que avanzan negociaciones

Confía que pronto puedan retirarse las banderas rojinegras de las instalaciones como Jurisdicción Sanitaria número VIII

Local

Con ventanas rotas y ceniza; reanudan actividades en Palacio de Ixtaczoquitlán

No habrá denuncia hacia los ciudadanos que se defendieron de agresiones, afirman

Local

Empresarios funerarios se manifiestan fuera de la Jurisdicción Sanitaria; esto es lo que piden

Ante la presión, personal de la Jurisdicción Sanitaria informó que habilitaría un espacio para atender sus trámites

Local

Protectoras de animales hacen un llamado para respetar a los tlacuaches

Ana María Rivas Sainz indicó que mensualmente reciben de 30 a 40 denuncias de maltrato contra los tlacuaches

Elecciones 2024

Taxistas salen a promover un voto informado; a próximos gobernantes les piden seguridad

La solicitud a los candidatos que serán las nuevas autoridades es que se comprometan a evitar las alzas en el precio del combustible

Elecciones 2024

Renuncia Daniela Valverde a candidatura de Movimiento Ciudadano

Aspiraba a diputación local; se suma a Fuerza y Corazón por Veracruz