/ martes 16 de julio de 2019

Niño se mete a orinar a una planta de energía y recibe descarga de 10 mil voltios

Un testigo narró que el menor inocentemente abrió la puerta del registro para que no lo vieran, pero nunca imaginó las consecuencias; al tocar los cables fue proyectado a varios metros de distancia

COSAMALOAPAN, Ver.- Un menor de edad que al parecer se encontraba jugando recibió una descarga de 10 mil voltios, luego de que se metiera presuntamente a orinar en la planta de energía de la tienda Súper Che que se ubica en la zona centro.

Un testigo de los hechos dijo que el menor inocentemente abrió la puerta del registro donde pretendía orinar para que no lo vieran, pero nunca imaginó las consecuencias. Al tocar los cables fue proyectado por la descarga a varios metros de distancia. La gente alarmada escuchó el estruendo que además interrumpió la energía eléctrica en la tienda y corrieron a ver lo que había pasado.

Personal de seguridad de la tienda Súper Che, ubicada en el bulevar Miguel Alemán de esa ciudad, evitó tocar al niño que estaba presuntamente inconsciente y pidieron el apoyo de socorristas, llegando gente de Protección Civil municipal, Bomberos y elementos de la policía local.

Algunos alegaron que la caja de registro de los cables de alta tensión presumiblemente estaba sin ninguna protección, por lo que la inocencia del menor fue introducirse, recibiendo la fuerte descarga eléctrica.

Una persona cargó en brazos al niño de siete años de edad y lo llevó a un hospital donde fue recibido por los médicos de guardia; a decir de los primeros reportes, su estado de salud era reportado como delicado y presuntamente sería llevado a un nosocomio en Veracruz debido a la gravedad de sus lesiones, principalmente las internas.

COSAMALOAPAN, Ver.- Un menor de edad que al parecer se encontraba jugando recibió una descarga de 10 mil voltios, luego de que se metiera presuntamente a orinar en la planta de energía de la tienda Súper Che que se ubica en la zona centro.

Un testigo de los hechos dijo que el menor inocentemente abrió la puerta del registro donde pretendía orinar para que no lo vieran, pero nunca imaginó las consecuencias. Al tocar los cables fue proyectado por la descarga a varios metros de distancia. La gente alarmada escuchó el estruendo que además interrumpió la energía eléctrica en la tienda y corrieron a ver lo que había pasado.

Personal de seguridad de la tienda Súper Che, ubicada en el bulevar Miguel Alemán de esa ciudad, evitó tocar al niño que estaba presuntamente inconsciente y pidieron el apoyo de socorristas, llegando gente de Protección Civil municipal, Bomberos y elementos de la policía local.

Algunos alegaron que la caja de registro de los cables de alta tensión presumiblemente estaba sin ninguna protección, por lo que la inocencia del menor fue introducirse, recibiendo la fuerte descarga eléctrica.

Una persona cargó en brazos al niño de siete años de edad y lo llevó a un hospital donde fue recibido por los médicos de guardia; a decir de los primeros reportes, su estado de salud era reportado como delicado y presuntamente sería llevado a un nosocomio en Veracruz debido a la gravedad de sus lesiones, principalmente las internas.