/ miércoles 7 de agosto de 2019

Babel y laberinto / Correspondencia de Kawabata-Mishima

Para aquellos amantes de las correspondencias intelectuales, he aquí una de las más íntimas y hermosas cartas entre dos grandes escritores

¿Seguirá existiendo esa frontera invisible –aunque presente– entre oriente y occidente? Seguramente sí. Si nos ponemos a ver, por ejemplo, cuántos músicos japoneses conocemos, cuántos ajedrecistas chinos, cuantos actores vietnamitas, o cuantos escritores taiwaneses, nos daremos cuenta de que nuestra cultura hispánica está (obviamente por razones geográficas) más cerca de Europa que de Asia.

El cine ha sido un vehículo para que desde los países occidentales podamos conocer más a las culturas asiáticas. Desde Kurosawa y Mitsoguchi, podemos darnos cuenta de la cultura japonesa; el cine de ambos nos ha dado la oportunidad de conocer la sociedad y las costumbres de un pueblo milenario y que, apenas hace dos siglos, ha empezado a interesarse por el estilo de vida occidental.

La tradición literaria japonesa ha sido poco estudiada en español; no obstante a ser una de las más bellas y antiguas. Tuvo que llegar el premio Nobel a Yasunari Kawabata, en 1968, para que los lectores nos diéramos cuenta del gran vacío literario que existía en occidente al no haber traducido a este autor. Cierto es que muchas de esas traducciones nos habían llegado a través del francés —pues eran escasísimos los traductores directos—, pero hemos sido afortunados al poder leer a dos grandes del siglo XX: el ya mencionado Kawabata y Yukio Mishima.

El nombre de Kawabata ha sido puesto actualmente en boca de muchos, gracias a que Gabriel García Márquez —otro Premio Nobel— confesara que su novela Memoria de mis putas tristes, era una paráfrasis de una obra extraordinaria y genial: La casa de las bellas durmientes, novela en la que un anciano se regodea asistiendo a una suerte de prostíbulo en el que el entretenimiento casi metafísico consiste en observar a doncellas desnudas, sin poder tocarlas o tener otro tipo de relación con ellas, salvo el de verlas dormir y contemplar, en esa quietud, la maravilla del mundo. Puesta la mosca en la oreja, las editoriales comprendieron que era buen momento para volver a lanzar (se habían publicado en español las novelas y cuentos de Kawabata por la editorial Seix-Barral en la década de los setenta, ediciones ahora inconseguibles) al mercado hispánico la obra de este imprescindible autor. Así, podemos encontrar en las mesas de novedades, y gracias a la editorial emecé, las novelas El maestro de go, País de nieve, La bailarina de Izu, Lo bello y lo triste, y varias más.

Por lo que toca a Yukio Mishima hay que apuntar que fue un icono desde la década de los sesenta en que el autor de Confesiones de una máscara —su obra más conocida— era símbolo de irreverencia y libertad. Muerto por mano propia (a través de un ritual de Harakiri, pues procedía de una familia de samurais), Mishima es autor de casi una docena de novelas que lo colocan al frente de la mejor literatura universal y a la cabeza de la literatura asiática contemporánea.

Pues estos dos hombres de letras se conocieron cuando Yukio contaba apenas con 20 años de edad y profesaba una fiel admiración al ya célebre Kawabata. Maestro y alumno mantuvieron una estrecha correspondencia entre los años 1945 y 1970, año de la muerte de Mishima. El maestro siguió al alumno y, dos años después del suicidio de Mishima, Kawabata hace lo propio suicidándose y se reúne en otro cielo (Mishima era gran lector de Swedenborg) con su discípulo, amigo y confidente.

Para aquellos amantes de las correspondencias intelectuales, he aquí una de las más íntimas y hermosas cartas entre dos grandes escritores.

¿Seguirá existiendo esa frontera invisible –aunque presente– entre oriente y occidente? Seguramente sí. Si nos ponemos a ver, por ejemplo, cuántos músicos japoneses conocemos, cuántos ajedrecistas chinos, cuantos actores vietnamitas, o cuantos escritores taiwaneses, nos daremos cuenta de que nuestra cultura hispánica está (obviamente por razones geográficas) más cerca de Europa que de Asia.

El cine ha sido un vehículo para que desde los países occidentales podamos conocer más a las culturas asiáticas. Desde Kurosawa y Mitsoguchi, podemos darnos cuenta de la cultura japonesa; el cine de ambos nos ha dado la oportunidad de conocer la sociedad y las costumbres de un pueblo milenario y que, apenas hace dos siglos, ha empezado a interesarse por el estilo de vida occidental.

La tradición literaria japonesa ha sido poco estudiada en español; no obstante a ser una de las más bellas y antiguas. Tuvo que llegar el premio Nobel a Yasunari Kawabata, en 1968, para que los lectores nos diéramos cuenta del gran vacío literario que existía en occidente al no haber traducido a este autor. Cierto es que muchas de esas traducciones nos habían llegado a través del francés —pues eran escasísimos los traductores directos—, pero hemos sido afortunados al poder leer a dos grandes del siglo XX: el ya mencionado Kawabata y Yukio Mishima.

El nombre de Kawabata ha sido puesto actualmente en boca de muchos, gracias a que Gabriel García Márquez —otro Premio Nobel— confesara que su novela Memoria de mis putas tristes, era una paráfrasis de una obra extraordinaria y genial: La casa de las bellas durmientes, novela en la que un anciano se regodea asistiendo a una suerte de prostíbulo en el que el entretenimiento casi metafísico consiste en observar a doncellas desnudas, sin poder tocarlas o tener otro tipo de relación con ellas, salvo el de verlas dormir y contemplar, en esa quietud, la maravilla del mundo. Puesta la mosca en la oreja, las editoriales comprendieron que era buen momento para volver a lanzar (se habían publicado en español las novelas y cuentos de Kawabata por la editorial Seix-Barral en la década de los setenta, ediciones ahora inconseguibles) al mercado hispánico la obra de este imprescindible autor. Así, podemos encontrar en las mesas de novedades, y gracias a la editorial emecé, las novelas El maestro de go, País de nieve, La bailarina de Izu, Lo bello y lo triste, y varias más.

Por lo que toca a Yukio Mishima hay que apuntar que fue un icono desde la década de los sesenta en que el autor de Confesiones de una máscara —su obra más conocida— era símbolo de irreverencia y libertad. Muerto por mano propia (a través de un ritual de Harakiri, pues procedía de una familia de samurais), Mishima es autor de casi una docena de novelas que lo colocan al frente de la mejor literatura universal y a la cabeza de la literatura asiática contemporánea.

Pues estos dos hombres de letras se conocieron cuando Yukio contaba apenas con 20 años de edad y profesaba una fiel admiración al ya célebre Kawabata. Maestro y alumno mantuvieron una estrecha correspondencia entre los años 1945 y 1970, año de la muerte de Mishima. El maestro siguió al alumno y, dos años después del suicidio de Mishima, Kawabata hace lo propio suicidándose y se reúne en otro cielo (Mishima era gran lector de Swedenborg) con su discípulo, amigo y confidente.

Para aquellos amantes de las correspondencias intelectuales, he aquí una de las más íntimas y hermosas cartas entre dos grandes escritores.

Policiaca

Muere en batea de camioneta; esperaba a su papá afuera de hospital de Tuxpan

En medio de la confusión, la mujer pidió ayuda y tras ser respaldada por paramédicos recibió la noticia del deceso de Saúl "N"

Local

En semáforo rojo y  la gente llega a Villa del Mar a disfrutar del Sol

Desde tempranas horas los palaperos de la zona instalaron las mesas sin respetar la sana distancia así como las sillas y sombrillas

Policiaca

Fallecen 7 personas por alcohol adulterado en Magdalena  

Fueron personas que consumieron licor en dos negocios, señala alcaldesa de Magdalena

Policiaca

Muere mujer en taxi; apenas iba al hospital a atenderse

Era llevada por familiares a una clínica privada de la avenida Miguel Alemán

Mundo

Covid-19 al acecho: Estos son los países que tuvieron que regresar al confinamiento

Debido a un nuevo repunte de contagios por coronavirus, las autoridades de varios países decidieron reintroducir medidas de confinamiento

Turismo

San Miguel de Allende, un destino turístico seguro ante Covid-19

Esta ciudad en el estado de Guanajuato recibió certificación por Safe Travel del WTTC, el cual lo avala como el primer destino turístico de América Latina seguro para visitar durante la pandemia

Mundo

EU está a punto de vencer la plaga de China: Trump

En el marco de los festejos por el Día de la Independencia de EU, el presidente Trump culpó a China de la pandemia de Covid-19 en el mundo

Mundo

Asesinan a exsecretario de Cristina Kirchner en Argentina

Tras el homicidio, el juez de instrucción señaló que hay cuatro detenidos, además del hallazgo del cuerpo

Política

Corte recibe impugnación contra pin parental en Aguascalientes

La reforma a la Ley de Educación permite a los padres de familia decidir si sus hijos deben cursar o no materias escolares con contenidos morales o sexuales