/ martes 15 de diciembre de 2020

Sufren frío y tienen hambre, pero no pierden la esperanza

En colonias de Xalapa la situación es difícil por la pandemia y las bajas temperaturas; "a veces ni para las tortillas hay"

Las familias ubicadas en las colonias marginadas de la ciudad han visto pasar la pandemia y sorteando sus efectos porque carencias, siempre han tenido. Gente que nunca ha estado en una buena situación económica, pero que una vez más se tuvo que poner creativa para sobrevivir y salir adelante.

Las calles de la zona noroeste de Xalapa permanecen, en su mayoría, sin pavimentar, las casas están cubiertas de lámina y hechas de block, en el mejor de los casos.

La pandemia sí recrudeció la complicada situación económica que enfrentaban, pero no los venció. Por el contrario, muchas son personas optimistas que esperan las fiestas decembrinas que se avecinan con buen ánimo y esperanza, porque priorizan el hecho de tener salud y la posibilidad de poder estar con sus familias.

Las bajas temperaturas es otro factor que los pone en vulnerabilidad sobre todo para quien habita casas hechas de cartón, lonas o trapos.

Doña Nora América, de la colonia Luis Donaldo Colosio, ha vivido en ese lugar durante 21 años; su esposo es taxista y ella tenía una pequeña tienda en su casa que se vio obligada a quitar porque ya no vendía; en cambio, decidió hacer tamales los fines de semana y gracias a ello han podido ir solventando sus gastos.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


“La verdad la pandemia nos afectó demasiado, ahora hago tamales para vender y sí ha estado difícil la situación, lo que pasa aquí es que sí hay apoyos, pero ¿qué pasa? Gobierno nos ofrece, pero es una cadenita que se viene, que si manda un entero acá llegan tres cuartas partes, se viene de mano en mano”, dijo.

Refirió que pese a que todos tienen necesidades, se topan con que hay personas que son las que deciden quiénes reciben ciertos apoyos y quiénes no.

Incluso lamenta que ante la cercanía de las próximas elecciones, seguramente habrá candidatos que se les acerquen ofreciéndoles todo tipo de ayuda, pero que después los dejan en el olvido.

Hubo gente que recibió ayuda con material, que se vieron en la necesidad de venderlo para poder tener con qué comer, “porque dicen yo quiero que mi familia coma, que subsista y si esa es una forma de ingresar algo económico a mi familia, yo lo voy a hacer”.

Su esposo, pese a la pandemia, nunca dejó de trabajar, pero los usuarios bajaron considerablemente y varios de los trabajadores del volante tuvieron que empezar a ofrecer servicio colectivo.

“A muchos los multan, a otros los denuncian, pero dice usted, qué hago, cada quien pone primero a su familia, dicen primero está mi familia y de que se muera de hambre, tienen que ver la manera porque el vecino no me va a venir a dar, no me va a venir a ayudar, tienen que ver la manera de sacar adelante a los suyos”, añadió.

ANTE NAVIDAD, NO PIERDEN LA FE

Ante la proximidad de las fiestas decembrinas y aun con la situación que se está viviendo, consideró que será una fecha bonita porque la ilusión de los niños no se pierde.

Yo he visto más que nada en los niños que no pierden su espíritu, a lo mejor los grandes nos preocupamos por la situación económica, pero los niños son tan inocentes que ellos tienen la ilusión de Santa Claus, por ejemplo, la Navidad, pedir la Rama; ellos están ilusionadísimos y es algo que no se les puede quitar y qué bueno.

También consideró que habrá familias que no podrán pagar una cena de Navidad y otras que con algo muy sencillo no dejarán pasar la fiesta en la que lo más importante es estar en familia.

“Nosotros nos podemos quitar lo que sea, el taco de la boca o lo que sea, pero lo primordial son nuestros hijos, las familias. A lo mejor han pasado situaciones difíciles, pero no imposibles y uno dice, con tal de ver sonreír a mi hijo, aunque sea algo muy pequeño, pero se lo vamos a dar, a lo mejor hay quien haga un esfuerzo todavía mayor”, añadió.

Carmen de la Cruz Juárez vive en la colonia Plan de Ayala con su esposo. Son una pareja de la tercera edad. Ella buscó resguardarse durante lo que lleva la pandemia; él, a sus 68 años, tuvo que salir a trabajar de albañil para tener qué comer.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


“En mi familia, mi nieta, mi nieto se quedaron desempleados, apenas se recibió de su carrera y ahorita no puede conseguir trabajo, imagínese; ya tiene más de medio año, yo desde marzo no salgo, no es miedo, pero hay que tener precaución y guardar distancia”, añadió.

Indicó que si bien sus hijos, ambos adultos, les apoyan económicamente de vez en cuando, prefieren no darles molestias, dado que ellos tienen sus propias responsabilidades.

A veces ni para las tortillas tenemos, pero no me quejo, gracias a Dios que amanezco con bien, a veces ni para alimentarnos porque la verdad, regalan despensas, pero a nosotros no nos toca”, dijo al asegurar que dado que su casa tiene una parte de concreto no les apoyan.

Para las fiestas navideñas, esperan solo escuchar la misa y permanecer resguardados para no exponerse.

“Yo creo que solo estaremos con mi hija que a veces nos llama porque yo ya no tengo mucha resistencia”, dijo.

Aun con todo lo que ocurre, dijo que, aunque para muchas familias estas fechas serán tristes porque el Covid-19 arrebató muchas vidas, “hay esperanza todavía”, indicó.

Las familias ubicadas en las colonias marginadas de la ciudad han visto pasar la pandemia y sorteando sus efectos porque carencias, siempre han tenido. Gente que nunca ha estado en una buena situación económica, pero que una vez más se tuvo que poner creativa para sobrevivir y salir adelante.

Las calles de la zona noroeste de Xalapa permanecen, en su mayoría, sin pavimentar, las casas están cubiertas de lámina y hechas de block, en el mejor de los casos.

La pandemia sí recrudeció la complicada situación económica que enfrentaban, pero no los venció. Por el contrario, muchas son personas optimistas que esperan las fiestas decembrinas que se avecinan con buen ánimo y esperanza, porque priorizan el hecho de tener salud y la posibilidad de poder estar con sus familias.

Las bajas temperaturas es otro factor que los pone en vulnerabilidad sobre todo para quien habita casas hechas de cartón, lonas o trapos.

Doña Nora América, de la colonia Luis Donaldo Colosio, ha vivido en ese lugar durante 21 años; su esposo es taxista y ella tenía una pequeña tienda en su casa que se vio obligada a quitar porque ya no vendía; en cambio, decidió hacer tamales los fines de semana y gracias a ello han podido ir solventando sus gastos.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


“La verdad la pandemia nos afectó demasiado, ahora hago tamales para vender y sí ha estado difícil la situación, lo que pasa aquí es que sí hay apoyos, pero ¿qué pasa? Gobierno nos ofrece, pero es una cadenita que se viene, que si manda un entero acá llegan tres cuartas partes, se viene de mano en mano”, dijo.

Refirió que pese a que todos tienen necesidades, se topan con que hay personas que son las que deciden quiénes reciben ciertos apoyos y quiénes no.

Incluso lamenta que ante la cercanía de las próximas elecciones, seguramente habrá candidatos que se les acerquen ofreciéndoles todo tipo de ayuda, pero que después los dejan en el olvido.

Hubo gente que recibió ayuda con material, que se vieron en la necesidad de venderlo para poder tener con qué comer, “porque dicen yo quiero que mi familia coma, que subsista y si esa es una forma de ingresar algo económico a mi familia, yo lo voy a hacer”.

Su esposo, pese a la pandemia, nunca dejó de trabajar, pero los usuarios bajaron considerablemente y varios de los trabajadores del volante tuvieron que empezar a ofrecer servicio colectivo.

“A muchos los multan, a otros los denuncian, pero dice usted, qué hago, cada quien pone primero a su familia, dicen primero está mi familia y de que se muera de hambre, tienen que ver la manera porque el vecino no me va a venir a dar, no me va a venir a ayudar, tienen que ver la manera de sacar adelante a los suyos”, añadió.

ANTE NAVIDAD, NO PIERDEN LA FE

Ante la proximidad de las fiestas decembrinas y aun con la situación que se está viviendo, consideró que será una fecha bonita porque la ilusión de los niños no se pierde.

Yo he visto más que nada en los niños que no pierden su espíritu, a lo mejor los grandes nos preocupamos por la situación económica, pero los niños son tan inocentes que ellos tienen la ilusión de Santa Claus, por ejemplo, la Navidad, pedir la Rama; ellos están ilusionadísimos y es algo que no se les puede quitar y qué bueno.

También consideró que habrá familias que no podrán pagar una cena de Navidad y otras que con algo muy sencillo no dejarán pasar la fiesta en la que lo más importante es estar en familia.

“Nosotros nos podemos quitar lo que sea, el taco de la boca o lo que sea, pero lo primordial son nuestros hijos, las familias. A lo mejor han pasado situaciones difíciles, pero no imposibles y uno dice, con tal de ver sonreír a mi hijo, aunque sea algo muy pequeño, pero se lo vamos a dar, a lo mejor hay quien haga un esfuerzo todavía mayor”, añadió.

Carmen de la Cruz Juárez vive en la colonia Plan de Ayala con su esposo. Son una pareja de la tercera edad. Ella buscó resguardarse durante lo que lleva la pandemia; él, a sus 68 años, tuvo que salir a trabajar de albañil para tener qué comer.

Foto: Eduardo Murillo | Diario de Xalapa


“En mi familia, mi nieta, mi nieto se quedaron desempleados, apenas se recibió de su carrera y ahorita no puede conseguir trabajo, imagínese; ya tiene más de medio año, yo desde marzo no salgo, no es miedo, pero hay que tener precaución y guardar distancia”, añadió.

Indicó que si bien sus hijos, ambos adultos, les apoyan económicamente de vez en cuando, prefieren no darles molestias, dado que ellos tienen sus propias responsabilidades.

A veces ni para las tortillas tenemos, pero no me quejo, gracias a Dios que amanezco con bien, a veces ni para alimentarnos porque la verdad, regalan despensas, pero a nosotros no nos toca”, dijo al asegurar que dado que su casa tiene una parte de concreto no les apoyan.

Para las fiestas navideñas, esperan solo escuchar la misa y permanecer resguardados para no exponerse.

“Yo creo que solo estaremos con mi hija que a veces nos llama porque yo ya no tengo mucha resistencia”, dijo.

Aun con todo lo que ocurre, dijo que, aunque para muchas familias estas fechas serán tristes porque el Covid-19 arrebató muchas vidas, “hay esperanza todavía”, indicó.

Local

¡La magia sí existe!… para quien quiere creerla: gnóstico

Este es uno de los días más sagrados para practicar alta magia, asentó, porque "ese día se forma una cadena que nos enlaza con energías cósmicas"

Local

Fuera el machismo de los sones jarochos

Se trata de crear versos con contenido social en los que la tradición ayuda a retomar el presente y a redireccionar el presente creativamente, explica la decimista

Local

Sufrió violencia, ahora empodera mujeres y es reconocida

El próximo lunes 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, recibirá la Medalla Insurgente María de Teresa Medina y Miranda por parte del Ayuntamiento de Xalapa

Policiaca

Matan en Veracruz a otro precandidato a alcalde

Su esposa lo acompañaba y sobrevivió al ataque, y se espera que se recupere para que sea interrogada por las autoridades ministeriales

Local

Fuera el machismo de los sones jarochos

Se trata de crear versos con contenido social en los que la tradición ayuda a retomar el presente y a redireccionar el presente creativamente, explica la decimista

Local

Veracruzano, a un paso de ganar MasterChef

Coral y Arely son amigas del joven cocinero. Él se ha convertido en una inspiración para conseguir sus sueños

Local

Lento avance del proyecto Corredor Interoceánico

Faltan por definir polos de desarrollo y estrategia de seguridad para atraer inversiones privadas; no hay incentivos fiscales

Local

¡La magia sí existe!… para quien quiere creerla: gnóstico

Este es uno de los días más sagrados para practicar alta magia, asentó, porque "ese día se forma una cadena que nos enlaza con energías cósmicas"

Local

Vienen protestas de taxistas en contra de InDriver y Uber

Podrían participar más de 5 mil unidades del transporte público privado que sin importar las afectaciones que provocarán a terceros